28 enero, 2020

Revista feminista y popular

Calendario Feminista

13 octubre, 2017

MADRES

Por Juliana Szerdi

A mi mamá Silvia y a todas las mamás.

Claro que la maternidad es polémica y entraña uno de los sostenes centrales de las desigualdades de género, al ser naturalizada como uno de los dones propios de la mujer, algo de “intuición femenina” dicen.

Eso está. La maternidad (mamá-mujer) es la sensibilidad, la comprensión, la ensoñación, el cuidado. La paternidad (papá-varón) es el ingreso económico, la rudeza, los límites, los pies en la tierra.

Según la Real Academia Española la maternidad es “el estado o cualidad de madre”, y a la madre la definen como “Mujer o animal hembra que ha parido a otro ser de su misma especie. / Mujer o animal hembra que ha concebido. Cuidan la salud del feto y de la madre. / Mujer que ejerce las funciones de madre”.

Se nos enseña que ser madre implica parir y dar la teta; o cuidar, atender y satisfacer necesidades. Nos preparan para el ‘dolor’ del parto, para el ‘sufrimiento’ de ser primeriza, para ‘aguantar’ tantas violencias.

Por eso el concepto, su definición y su aprehensión cultural, tiene que ser puesto en debate. Cuestionemos, resignifiquemos. Aceptemos la diversidad.

Hay distintos tipos de madres.

Hay madres que nunca parieron; madres que no cumplieron los quince; madres que se hicieron a la fuerza; madres de una semana, de una edad; madres sin útero; madres de desconocidxs; madres de desaparecidxs.

Hay madres de cientos de guachxs que no comen en sus casas. Madres puro corazón que con convicción dan todo, más de lo que hay. Madres que les arrebataron a sus hijxs. Madres de mocosos, vagos, chorros. Hay madres que frenan las balas, que desmantelan redes de trata, que meten presos a policías con el gatillo fácil. Hay madres que buscan, buscan y no paran de buscar.

Abrazamos fuerte a todas las mujeres que viven la maternidad colectiva y popular, donde lxs pibxs no son propiedad de nadie. Nuestro cariño a las mujeres que tienen siempre una sonrisa y un beso para nosotrxs, a pesar de nadar en un mar espeso y a contracorriente donde hay que soportar la humillación, la discriminación y la violencia cotidiana.

Vivan las madres inéditas, las anónimas; como así también las madres estrellas, las referentes. Todas juntas hacemos historia. Vivan las madres que elegimos estén a nuestro lado toda la vida; las madres que nos parieron o no; las madres de la tierra; las que ríen con nosotras, las que sufren con nosotras; vivan las madres con las que aprendemos juntas.

¡Feliz día!

Comentarios