28 enero, 2020

Revista feminista y popular

Calendario Feminista

1 agosto, 2017

1/08: DÍA DE LA PACHAMAMA

Por Lucía Cano

El 1 de agosto se celebra el Día de la Pachamama. La Diosa femenina de la Tierra y la fertilidad, que procura el equilibrio del cosmo, engendra vida, nutre y protege.

En la tradición incaica es la vida de la agricultura comunal. Tambièn es universo y tiempo. Dueña de las cosechas, del ganado, rectora de las estaciones.

La tradición sostiene que todo lo esencial viene de la “Pacha”, la fuerza germinadora de la naturaleza, la vida misma tiene su origen en ella.

Esta veneración es quizás la más antigua de la región andina suramericana sostiene el filósofo Luis Alberto Reyes. Quien señala que tras la conquista española Inti (el Dios Sol) fue reemplazado por el Dios cristiano y que con el tiempo se extinguió pero que en cambio el culto a la Pachamama, adquirió fuerza.

El culto a la Pachamama significa amor, alegría, unión , compromiso por el cuidado de la tierra y la naturaleza, el encuentro con nuestro espíritu y el retorno a nuestras raíces.

Por eso cada año en el norte andino se realizan festivales con música, bailes tradicionales y el ritual ancestral que consiste en encender caña y ruda, que también se bebe para la buena suerte y la salud. Y enterrar comida como ofrenda en agradecimiento por todo lo que la Pachamama ofrece.

En el ritual se cava un hoyo donde se mete una olla de barro con comida, pan y dulces, espigas de choclo, una botella de chicha o aguardiente, tabaco, alcohol, y hojas de coca, para «carar» (alimentar) a la Pachamama hambrienta y sedienta. Luego se cubre con piedras, hasta formar un montículo llamado «apacheta». La celebraciòn es presidida por un Chamàn y durante la misma se prenden sahumerios, palo santo, kopal, diferentes inciensos y hierbas de la zona para ahuyentar los males y limpiar las casas. Los peregrinos suelen tomarse de las manos y rezar oraciones.

Según Alfredo Moffat, «la Iglesia Católica ha ido llenando en nuevos moldes católicos y europeos las antiquísimas estructuras míticas de nuestro pueblo no europeo. El consumo de coca y alcohol, el regar con aguardiente y el enterrar ofrendas de comida alrededor de la imagen (de María) corresponde al culto pagano-indígena de la Pachamama», aclara. Sin duda, la Gran Madre Tierra se resiste con éxito a repetir el destino de Inti, tragado por el Dios bíblico.

Comentarios