21 enero, 2020

Revista feminista y popular

Notas

31 julio, 2017

ESI ENTRE LA LITERATURA Y LA DOCENCIA

Por Revista Reviradas

En el marco de la 27ª Feria del Libro Infantil y Juvenil, se realizó el viernes pasado la charla “Contar la ESI”, buscando generar reflexiones y reunir recursos para su abordaje y las dificultades que acarrea su implementación.

El encuentro contó con la presencia de Laura Velazco, quien conforma el Frente por la ESI y es una importante referente del movimiento feminista MuMaLa; Gabriela Larralde, escritora e investigadora de Literatura infantil y juvenil LGBTI; Nadia Fink de la editorial Chirimbote, autora de los cuentos antiprincesas; Lucía Aíta, de Muchas nueces; y Verónica Diz, de Madreselva. Reviradas estuvo ahí y queremos contarles de que se trató.

Partiendo del objetivo propuesto, Velazco comenzó brindando datos acerca de los postítulos de capacitación en la ESI para docentes y los materiales destinados a la implementación de la misma. En 2015 se contaba con 16.000, en 2016 con 6.700, y en 2017 con 2.000 que se acabaron en 2 días y no se abrieron nunca más. Y los materiales pasaron de 800.000 a 400.000.

“Estamos desandando herramientas”, señaló Velazco y comentó que mientras la ley de Educación Sexual Integral no se implementa -y por el contrario se profundiza la desarticulación del programa nacional- existe un “curriculum oculto” que intenta abordarla pero que no cuenta con las herramientas necesarias que permitan hacerlo de manera adecuada.

“Se desvirtúa el contenido real de la ESI, son mal utilizados conceptos tales como sexualidad, entre otras dificultades. Tiene que haber políticas públicas que garanticen la implementación de la ESI”, opinó Velazco y señaló que es fundamental que lxs docentes estén formados en perspectiva de género, porque “no es lo mismo que repitamos estereotipos”. En un 82% no se trabaja contenido de prevención de violencia, en un 89% no se trabaja contenido de prevención de abuso infantil, en un 78% no se trabaja contenido sobre diversidad.

A pesar que en 2015 se sancionó la ley 27.234 que refuerza la ESI y la prevención de la mujer, los espacios y lugares entre hombres y mujeres no son compartidos y continúan diferenciados. La pregunta que quedó resonando en el ambiente fue si la ESI es sólo una legislación o pretende una transformación cultural.

Se charló sobre la importancia de que la escuela adopte un sentido transversal y en ese camino la literatura resulta fundamental para construir y deconstruir los estereotipos y mandatos heteronormativos, desde nivel inicial hasta jóvenes y adolescente; como así también la utilización de técnicas de educación popular que permita buscar otras maneras de trabajar en el aula.

“Hay que acortar la distancia entre editorial y docencia”, sostuvo Lucia Aíta y explicó que “la literatura infanto juvenil recomendada adopta un enfoque de género donde los deseos y las prácticas de las personas no están asociadas a sus genitales, donde aparecen las familias constituidas, homoparentales”.

En el mismo sentido, Nadia Fink resaltó la importancia de entender a los chicxs como sujetos políticos y señaló que “la ESI no se trata de genitalidad, ni de prevención sexual. Es integral y abarcativa. Nuestro compromiso con la infancia es que las generaciones que vienen no tengan que pasar por lo que pasamos nosotras”. La autora hizo referencia al cuento de la Cenicienta que no quería comer perdices en el que rescata el compañerismo y hermandad entre las mujeres.

“Muchos libros son moralistas y profesan una especie de catequesis laica”, intervino una mujer del público y Diz indicó que algunos libros pensados desde la perspectiva de género son redirigidos, lo que no permite abrir espacios de pensamientos que es lo que la ESI debe brindar.

El bagaje cultural que imparten los medios de comunicación y programas televisivos son parte de la construcción de nuestra personalidad. “Los comunicadores necesitan herramientas. Desde la Defensoría se puede denunciar si en televisión hay violencia, pero la sanción es una multa económica. Tiene que haber un repudio por parte de los televidentes”, sostuvo Larralde, quien compartió su investigación sobre literatura juvenil e infantil LGBTI y contó el “horror” que resulta para una parte de la sociedad la educación en diversidad. Libros que nunca deben leer sus hijos, titulaba una página desde la cual comenzó a realizar su investigación.

“Estamos educando niñas para el patriarcado, para que vendan su cuerpo en una especie de prostitución que es el matrimonio”, señaló Verónica Diz y dio el ejemplo de las producciones de Disney, donde se puede observar como la niña siempre es de alguien: la esposa del príncipe, la hija del rey, aquella que debe ceder su cuerpo y sus deseos.

Por otro lado, Fink dijo que se debe terminar con la “porteñosenia” para abrir los contenidos a lo nacional y también dejar de lado la subjetividad y partir desde lo que le pasa a lxs niñxs. “Los chicxs vienen con mucha aceptación de todos estos debates. Los que deben educarse son los adultos”, concluyó.

En la charla se generó un interesante intercambio de conocimientos y experiencias de docentes y futuros docentes, de comunicadoras, de madres y mujeres que se acercaron a participar. También se accedió a material y recomendaciones de obras, libros, páginas, material audiovisual muy útil para abordar la ESI.

Comentarios