21 enero, 2020

Revista feminista y popular

Notas

19 julio, 2017

La lucha de PepsiCo es una lucha de las mujeres por su dignidad

Por Revista Reviradas

En PepsiCo el 70% de lxs trabajadorxs eran mujeres, y el 90% de lxs despedidxs son mujeres. Indignadas frente a un gobierno que las reprime y les da la espalda, se organizan y salen a la calle a luchar.

La lucha de PepsiCo es una lucha de las mujeres por su dignidad. Dedicaron gran parte de su vida a trabajar para que una multinacional se llene de guita, soportando discriminación e injusticias laborales; bancando el trabajo en la fábrica pero también del hogar; perdiendo parte del sueldo cuando tenian un hijx enfermo; sufriendo la frialdad de ser despedida repentinamente y no tener alternativa.

De este conflicto se desprenden tres tangentes sobre las cuales tomar nota:

1. El cierre de fábricas y el aumento de la desocupación.

Apenas asumió la presidencia, Macri avaló el despido de miles de trabajadorxs estatales y privados, como así también el cierre de fábricas y empresas. Este gobierno busca tener mano de obra barata y un número grande de desocupación y desgranamiento de los sindicatos, para que de esta forma los capitales extranjeros vengan a invertir a nuestro país, a costa de la dignidad del pueblo. Mientras lxs trabajadorxs tienen paritarias por debajo de la inflación y el sueldo no alcanza para llegar a fin de mes, los empresarios se llenan los bolsillos. Nada que no hayamos visto antes.

2. La desigualdad de género en los ámbitos laborales.

Uno de los condimentos nuevos que trae aparejado el cierre de la planta de PepsiCo, es que tomó relevancia la composición de la plantilla de trabajadorxs, que son en su gran mayoría mujeres, quienes no sólo salieron a defender sus puestos de trabajo, sino que también denunciaron las diferencias en términos de derechos laborales que existían en la empresa.  El sindicato es conducido por varones, no les reconocen sus tareas, no le aumentan la categorías, no tienen los mismos salarios. Nada que no hayamos visto antes.

3. La organización popular y la represión como respuesta

Lxs trabajadorxs tomaron la planta de PepsiCo porque no querían dejar de trabajar. Se organizaron para «vivir» en una fábrica hasta que el Estado de una respuesta, que finalmente llegó con palos, gases lacrimogenos y detenidxs. Si bien el macrismo empezó tímido en su primer año de gestión, en el 2017 anunciaron con demostraciones concretas que todo aquel que luche por sus derechos, va a recibir represión. Nada que no hayamos visto antes.

YA LO VIMOS ANTES Y POR ESO NO LO PERMITIMOS

Volvemos a pasar por situaciones que ya vivimos y que conocemos como terminan. La teoría del derrame nunca llega a lxs de abajo. Por eso las trabajadoras de PepsiCo que hoy se encuentran luchando a la par de sus compañeros, por los derechos de todxs, son un ejemplo de dignidad.

Que las mujeres seamos protagonistas de la lucha por el trabajo, por condiciones dignas, por salarios justos, contra la represión y los despidos, también es luchar contra el patriarcado.

 

 

Comentarios