21 enero, 2020

Revista feminista y popular

Opinión

21 mayo, 2017

¿QUÉ NOS PASA?

Por Natalín Mersié

La importancia de reflexionar muy bien antes de pronunciar una simple frase, chiste o idea sobre «cargadas» radica claramente en que muchas, o todas ellas no nacen de la inocencia misma de diversión entre «amigxs», nace de una ideología impuesta para consumir y reforzar el odio hacia lo diferente o lo que se desconoce.
El chiste tan usado en Argentina de «te vamos a romper el …», entre muchos otros, es una frase que esconde lo peor del ser humano que es la violencia física y psicológica.
Ahora bien, yendo a este chiste específico futbolero, ganarle al otro equipo se compara con un asesinato y una violación, más específicamente a un empalamiento, descuartizamiento, a un femicidio. Que gracioso que es, que divertido es ir a ver fútbol con los machos, hacerse un asado y de paso pensar que racing (en este caso) por perder es una puta, violada, muerta, con una bolsa en la cabeza.


Que carajo pasa en esta sociedad que naturaliza este comportamiento al punto tal de que, saliendo de los chistes, miramos pasivamente o activamente apoyando a una manga de bestias mientras golpean salvajemente y tiran a un pibe de la tribuna, antes de robarle las zapatillas, léase trofeo de macho huevon hincha de…?!
Que pasa que nos podemos reír de una simulación de empalamiento mientras las pibas se nos MUEREN empaladas, torturadas… ?!
La lista sigue con la referencia a las nacionalidades latinoamericanas y africanas al referirse de forma despectiva y racista al otro que le quiero hacer daño…?!
La lista también va más allá con el señalamiento del otro como alguien que tiene una discapacidad o patología mental, como un chiste donde el otro no tiene «viveza», o donde llevar una patología es motivo de burla u de chiste para ofender…
Ni hablar de las comparaciones físicas con cosas y animales a las personas que no tienen ese cuerpo perfecto que no existe…


Estoy muy decepcionada, vivimos en un MUNDO machista patriarcal y a pesar de los grandes esfuerzos que hacemos quienes vamos deconstruyendo esta cultura y la vamos reflexionando cada día para desterrar este odio a todo lo distinto del macho con poder, seguimos teniendo a gente que hace lo que hacían hace 3.000 años. Matar a todo aquello que pueda hacer peligrar poder de quienes tienen el privilegio «divino» de tenerlo, al fin y al cabo estos actos (inconscientes y conscientes) son eso, lucha de poder y fuera de las mismas jamás se van a quedar las palabras que nos hacen naturalizar.
En serio no crees esto? Esta bien, ponete a pensar cuantos cargos jerárquicos de decisión tienen aquellas personas que no se encuadran en lo que le conviene al patriarcado? Listo ahí tenes la respuesta, es desigual, es injusto, es machista, es violento.

Comentarios