21 enero, 2020

Revista feminista y popular

Notas

26 abril, 2017

Educación superior con perspectiva de géneros

Por Valeria Spangenberg

El lunes pasado se realizó la presentación de cinco proyectos que promueven los derechos de la mujeres en las universidades, con la participación de mujeres referentes de las organizaciones Conadu H, Conadu, UTE- Ctera, Red de profesionales feministas, Consejo económico y social de la ciudad de Bs. As, Falgbt, Atta, y las representantes de las Secretaría de Género de las Federaciones Universitarias de Córdoba, Mar del Plata, San Luis y Lanús.

Detrás de la violencia que vivimos las mujeres encontramos numerosas prácticas en las que sufrimos la desigualdad en el acceso a nuestros derechos y la representación es uno de ellos. En el ámbito de la educación superior las mujeres somos discriminadas a la hora de acceder a cargos y espacios de decisión, por ejemplo, solamente 8 de los 63 rectores a nivel nacional son mujeres. En la UBA nunca existió una rectora en 196 años, de los 13 decanos solo 4 son mujeres y de los 223 consejeros, 71 es decir, solo el 32%. Creemos que establecer la paridad es una medida necesaria para revertir esta desigualdad.

Estas diferencias se manifiestan como desigualdades, discriminaciones y desventajas, que limitan el pleno ejercicio de los derechos por parte de las mujeres. Cuanto más alto es el nivel jerárquico mayor es la discriminación para el acceso. Visibilizamos estas barreras invisibles que se deben a prejuicios psicológicos y estructurales e impiden el acceso de la mujer a puestos ejecutivos de alto nivel en cualquier tipo de organización.

#5puntos5proyectos

1:: Paridad en la listas del cogobierno

Se busca garantizar el acceso igualitario entre varones y mujeres a los órganos del gobierno universitario, ya que el espacio público ha sido, desde siempre, reservado a los hombres, como así también, los trabajos en la escena púbica. La implementación de un “cupo” se entiende como una medida que tiende a equilibrar la desigualdad real entre hombres y mujeres a fin de competir para ocupar cargos políticos.

2:: Contenidos mínimos de #Genero

Se busca garantizar una formación académica con perspectiva de género para todxs lxs estudiantes de la universidad. Entendemos por la “formación en perspectiva de género” a aquellos contenidos teórico-prácticos que apunten a garantizar la reflexión y el debate en torno a dicha problemática. La adquisición de herramientas epistemológicas, filosóficas, tecnológicas, discursivas y profesionales necesarias para promover relaciones igualitarias, la construcción de vínculos sanos y la prevención de violencia de Género. Debe darse dentro de un paradigma integral, elaborando conocimiento en forma dialéctica que favorezca a la deconstrucción de lo naturalizado para construir nuevos saberes. Permite a los/as estudiantes crear y recrear herramientas para el abordaje de dichas problemáticas en el futuro ejercicio de su profesión y como actores de la sociedad civil.

3:: Cupo laboral trans

Se busca que la Universidad brinde posibilidades de acceso laboral a travestis, transexuales y transgéneros, ya que la población trans y travesti ha sido históricamente la más vulnerada, privada de la mayoría de los derechos humanos fundamentales, tales como la salud, educación y trabajo. Aún queda pendiente -entre otras- la implementación de una ley que promueva el acceso al trabajo de dicho colectivo. El trabajo cumple un rol fundamental en el proceso de socialización e inclusión pero persiste un trato desigual, acoso sexual y hostigamiento, imposibilitando de esta manera el acceso a un trabajo decente en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana de este colectivo.

4:: Protocolo para casos de abuso y violencia

Se busca prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y personas lesbianas, gays, travestis, transexuales, transgénero, bisexuales, intersex y queers (LGTTTIBQ), en todas sus manifestaciones en el ámbito de la Universidad, ya que nuestro país asumió la obligación de garantizar el pleno ejercicio de los Derechos Humanos a todas las personas que habiten el territorio argentino mediante la ratificación con jerarquía constitucional de diferentes Tratados, Pactos, Declaraciones y Convenciones referidos a Derechos Humanos. Las universidades del país, deben generar políticas integrales, de conformidad con la normativa vigente, destinadas a garantizar el cumplimiento de los derechos humanos reconocidos.

5:: Secretaría de Política de #Genero

Se busca que la Universidad cuente con una estructura organizativa capaz de implementar las políticas de género y diversidad sexual. Que la Secretaría de Políticas de Género y Orientación sexual esté dedicada a la atención y asesoramiento integral a las víctimas de violencia; la prevención de la violencia y la discriminación con motivos de género y orientación sexual; la realización de estadísticas; la tramitación de las denuncias; la intervención y el asesoramiento a otras dependencias en materia de cuestiones de género y diversidad sexual.

Comentarios