23 enero, 2020

Revista feminista y popular

Notas

5 diciembre, 2019

Las travas abolicionistas pidieron derechos para todas

Por Irupé Zapata

Las travestis del conurbano, la organización Furia Trava, activistas y militantes de derechos humanos en conjunto con la Diputada Mónica Macha, presentaron el “Programa integral de Protección y Asistencia a Personas en Situación de prostitución” en la Sala 2 del anexo de la Cámara de Diputados.

“Es una deuda que tiene el Estado con todas aquellas personas que estén en situación de prostitución independientemente del género. Hay muchas personas que están en esta situación y no son solamente mujeres, lesbianas, travestis y trans sino de diferentes identidades, es hora de visibilizar esto. La prostitución es algo que atraviesa a todas las identidades”, indicó Florencia Guimaraes García, activista travesti de Furia Trava y militante comunista.

Ante un Estado que históricamente ha vulnerado los derechos económicos, simbólicos, culturales, civiles, psicológicos y políticos de las femenidades, en convivencia con las fuerzas de seguridad del Estado que encubren redes de trata y proxenetismo, es que ésta ley se presenta como una forma nueva de asumir una realidad compleja y amarga que se vive con estigma y soledad para poder transitar la prostitución acompañada y abrazada por todo el colectivo feminista, principalmente travesti trans.

El proyecto de Ley

Según indica el proyecto: “Se entiende por prostitución a la actividad desarrollada bajo la forma de ofrecimiento de sexo, cualesquiera sean sus modalidades, incluso las virtuales, a cambio de dinero y/o de cualquier remuneración en especie que conformen un valor pecuniario”.

Entre los 18 artículos que tiene este Proyecto -“el cual era mucho más extenso”, comentó Florencia- cabe destacar algunos puntos fundamentales que se inscriben:

“Toda persona en situación de prostitución tiene pleno derecho a que se respete su dignidad personal, a la integridad física, a la no discriminación, al acceso y uso de los servicios, infraestructura y espacios públicos, al acceso público a los servicios socio-asistenciales, de salud educación, promoción del empleo formal y acceso a una vivienda digna”.

El objetivo del proyecto es “garantizar mediante mecanismos y dispositivos específicos el pleno acceso a los derechos humanos a las personas en prostitución y desarrollar políticas tendientes a obstaculizar las condiciones de ciudadanía de estas personas”, “garantizar el respeto y la no discriminación de las personas en situación de prostitución por parte de todos/as/ los/as efectores/as y agentes del Estado, protegiendo a las mismas de toda forma de violencia institucional, en especial por parte de las fuerzas de seguridad”.

Entre otros puntos también se destaca la asistencia sanitaria, la inclusión educativa, acceso a la vivienda, espacio de capacitación para la prevención de la violencia de género y de un espacio de recepción de denuncias de violencias al que puedan acudir solo las personas en situación de prostitución. También se refiere a los derechos de niñas/niños y adolescentes donde establece que «se debe intervenir de manera inmediata con el Sistema de Protección Integral de Derechos de las niñas, Niños y adolescentes”.

La prostitución y las redes de trata

En la presetnación del proyecto estuvo presente Marta Ramallo, mamá de Johana Ramallo, quien desapareció en el 2017 con 23 años (mientras se encontraba en situación de prostitución) y fue encontrada sin vida en el 2019. Marta sostuvo que “luchamos contra viento y marea, contra un poder judicial que lamentablemente nos ha ganado esta batalla y la vida de tantas Johanas más, porque no solamente se llevaron la vida de Johana sino la vida de una piba de 23 años madre de una niña de 6, hermana y una excelente hija”.

A ocho meses de la confirmación que parte de los restos que se encontraron pertenecen a Johana su mamá además aseguró que “seguimos peleando el día a día, seguimos peleándole las horas y los minutos a un Poder judicial proxeneta y cómplice”.

Un abolicionismo disidente

Alma Fernández, activista travesti trans, expresó que fue un día histórico y alertó que “hoy por hoy nuestras compañeras se están cagando de hambre en la zonas rojas, los operativos que se han hecho estos últimos años en la ciudad de Buenos Aires fueron en contra de la ley de identidad de géneros y de nuestras identidades”. Además indicó que se trata de una pedagogía “que nos persigue, niega nuestras identidades y nos trata de hombres”.

Este es el comienzo de la materialización de las libertades de las personas en situación de prostitución, y que requiere de la formación de todas aquellas personas que acompañen en cada uno de los territorios las violencias efectuadas por el Estado.

Fue un día histórico que marcará para siempre la historia del abolicionismo travesti que viene resistiendo hace siglos las opresiones heteronormativas, la persecución policial y la criminalización social.

Comentarios