12 noviembre, 2019

Revista feminista y popular

Entrevistas

30 octubre, 2019

EL CONURBANO TAMBIÉN ES CUIR

Por Cyn Marcos Var

Federico Fernández es un varón cis homosexual de Monte Chingolo, Lanús. Tiene 36 años y actualmente se encuentra desempleado. Estudió Bellas Artes y Traductorado Público de Inglés en la UNLa. Actualmente recorre el conurbano bonaerense sacando fotos para su cuenta de Instagram @en_el_conu, y también hace collages analógicos. Fue además el impulsor del primer Encuentro Cuir del Conurbano Bonaerense, que se realizó el sábado 19 de octubre en el Centro Cultural El Derrumblé en Burzaco.

-¿Cómo viviste tu “estar siendo cuir” hasta el momento?

-Debo decir que, quizás como muches de nosotres maricas, tortas, travas, trans, no binaries, disidencias, mi vida como puto en el conurbano tuvo altibajos. No puedo decir que lo pasé genial, pero tampoco puedo decir en lo personal que hoy día sea un infierno. Creo que, en mi caso particular, tengo una familia que desde el momento que le dije que era puto me apoyó ciento por ciento. Venga de una familia católica no practicante pero aun así un tanto conservadora, pero solo he recibido amor de ellos y nunca tuvieron una palabra hiriente ni condenatoria por ser puto. Creo que soy uno de los afortunados.

-¿Cómo fue tu paso por la escuela, tu adolescencia?

-Bueno, esa es otra etapa totalmente distinta. Mi paso por la escuela primaria por ejemplo fue un tanto desastrosa. Si bien era muy buen alumno, el ser un nene puto en una escuela del conurbano de los años 90 no fue fácil. Claramente sufrí burlas y rechazo de parte de mis compañerxs de escuela. Los varones fueron los más crueles, pero también había nenas que se reían de mí por ser afeminado. Nunca recibí golpes, o lo que yo recuerdo al menos, pero las burlas y las risas golpeaban igual de duro.

Mi adolescencia no cambió mucho. Si bien la escuela secundaria ya no estuvo signada por la burla hacia mi homosexualidad, siempre fui “raro”. Recuerdo que era muy flaquito, desgarbado, y no me relacionaba mucho con mis compas. Sobre todo, siempre me costó relacionarme con los varones. No jugaba al fútbol, por lo que quedaba afuera de las actividades físicas, y tampoco compartía su interés sexual por las mujeres. Tampoco yo me aceptaba como puto, fue una etapa fea, rara, como lo es la adolescencia en general para los seres humanos.

-Nos contaste que estás desempleado y que estudiaste algunas carreras terciarias y universitarias. ¿Creés que ser cuir y desempleado en estos momentos de crisis es una especie de doble tragedia?

-Creo que ser desempleado es tragedia suficiente, seas puto, paki, trava… En mi caso, como dije antes, tengo una familia que me ayuda con lo que puede y cómo puede. No muchas personas queer tienen esa suerte, Además de sufrir el flagelo del desempleo, también sufren el exilio de sus hogares, rechazades por sus propies xadres. Creo que, para peor, sufren el problema de la invisibilidad. Y muches sufren el rechazo dentro de la misma comunidad; la normatividad no viene muchas veces solo de parte de las personas hetero cis.

-¿Qué significa CUIR?

-CUIR viene de queer, una palabra inglesa que significa “raro”. Es la adaptación gráfica de esa palabra que también se usaba de manera peyorativa para nombrar a los varones homosexuales, como decir “puto”, “trolo”. Como todo insulto, pronto esas mismas personas comenzaron a utilizarla para nombrarse a sí mismes, no ya como insulto, sino resignificando esa palabra hiriente y dándole un nuevo significado. Queer es toda aquella persona que no se identifica con lo que la heteronorma impone, una persona hetero puede ser queer, así como una persona homosexual puede también caer en la heteronorma.

-¡Contame qué fue el Encuentro Cuir!

-Fue un encuentro de artistes conurbanes queer, y que terminó con una fiesta marica, la Maricoteca, en Casa Elefante. Y debo decir que estoy muy feliz porque fue un bello encuentro del cual participaron grandes artistes de este conurbano igual de grande. Y al día de hoy sigo recibiendo comentarios positivos de este evento.

Foto: Juan Dias

-¿Cómo surgió?

-Si me pongo a pensar, creo que no recuerdo bien cómo surgió. Creo que la idea surgió luego de acudir a un evento en El Derrumblé en el cual uno de los organizadores y también integrante del espacio comentó que alguien tenía alguna propuesta para El Derrumblé. Yo ya había participado de unos encuentros sobre fotografía del conurbano, así que ya había habitado el espacio. Propuse mi idea y fue aceptada.

-¿Cómo lo fuiste armando?

-Una vez que me dijeron que mi propuesta había sido aceptada, hablé con Juan Días, integrante del espacio, quien me propuso abrir una convocatoria y hacer reuniones previas al encuentro. Ahí se acercaron personas interesadas en participar, tanto de la muestra como de la organización. Y debo decir que fue muy gratificante ver que una idea que tuve haya tenido tanta llegada y que estas personas, algunas que no conocía en lo absoluto, querían formar parte y además proponían muchas otras ideas. Mi idea original fue tomada por les otres y fue mutando poco a poco, hasta que tomó forma definitiva y resultó en el bello encuentro del sábado 19.

-¿Cuál era la propuesta?

-La propuesta en un principio era convocar artistes queer: putos, tortas, bi, travas, trans, no binaries y disidencias que quisieran mostrar su laburo en una muestra colectiva. La consigna era que sean queer (o que su obra fuese de una temática queer) y que sean del conurbano. Me pareció importante quizás hacer hincapié en que sean habitantes del conurbano, quería hacer una muestra en el conurbano. Mis muestras como artista siempre habían sido en Capital, siempre que quería exponer tenía que cruzar el Puente Pueyrredón y hacerlo en suelo porteño. Mi amor por el conurbano fue algo que nació con los años, luego de recorrerlo para fotografiarlo. Hoy quería habitarlo desde el arte, y quería hacerlo con otres.

-¿Quiénes participaron?

-Uy, bueno, a ver. Participaron de la muestra Javier Ottone, Diego Spiteri, Ash Bringiotti, Azul Bertollini y Victoria Ipas con fotografía; Lucas Nuñez, Jose Cirigliano, Valeria Pomidoro, Blueveain con dibujos y pintura, Oriel Maciel con poesía, Marcos Cyn (vos), y Kaos Indumentaria con performances (ambas fuertes e intensas, justo al culminar el encuentro), Guita Baby con un show musical, Eli Trimarchi con un show de stand up, y yo, que expuse un par de collages.

Foto: Juan Dias

-¿Alguna anécdota para compartir del día del evento?

-Estaba horriblemente nervioso, la idea de ser una especie de anfitriona me parecía divertido, pero una vez enfrente de todes me puse nervioso, pero creo que salió bien. El evento estaba programado a las 17, pero comenzamos a las 19. Tenía miedo que no viniera mucha gente, y para las 22, el cierre, estaba lleno de gente aplaudiendo el cierre del encuentro.

-¿Algo que les quedó pendiente? ¿Qué les gustaría para el “futuro”?

-Hubo una participante que no pudo estar, Alessandra Luna, que iba a estar leyendo poesías de su libro La leviatana. Espero de realizarse otro encuentro que pueda participar. Hubo cosas que quedaron colgadas (visuales en la fiesta que al final no se proyectaron), pero son cosas superfluas. Este encuentro fue lo que tuvo que ser, y salió hermoso. Para el futuro me gustaría poder incluir gente de otras zonas del conurbano, llegar a más personas. Que esta propuesta que nació de mí y encontró en otres una respuesta positiva se encuentre con otres que puedan aportar su amor y creatividad. También fue mi primera vez formando parte de la organización de un evento artístico. Para el futuro quizás poder tener menos miedos e inseguridades. Pero eso también lo quiero para mi futuro yo, no solo como organizador de un encuentro cuir. Para el futuro, en general, quiero más amor y más creatividad, menos meritocracia y menos pose. Más salir de la virtualidad imperante y más encontrarse en nuestros espacios culturales y abrazarse, más abrazos sería lindo, me gustan los abrazos. Que podamos ver a ese otre desde el lado humano, no simplemente como un nombre en una lista de participantes.

Foto: Juan Dias

-¿Qué “recolectas” de sentires y pensares colectivos del Encuentro?

-Quedan amigues, vínculos nuevos, personas preciosas que conocí gracias a este encuentro. Queda la sensación de que todavía hay cosas por hacer, nuevos encuentros, planear cosas juntes. Siento que, a pesar de que cada une es distinte en lo suyo y es unique, todes creemos que vincularnos en estos momentos de crisis es lo que de alguna manera nos va a salvar. Luego del encuentro sentí una especie de vacío, como si ya lo que pasó ese día fue eso y ya. Pero eso es porque soy muy neurótico, y a veces la depre te quiere tirar, y después me comuniqué con les que participaron y solo fue más amor. Eso me queda, amor.

-Bueno, muchas gracias por tu tiempo.

-A vos, que también formaste parte de este encuentro, y le pusiste todo tu amor y tu arte y tu alma. Gracias de corazón.

Comentarios