12 noviembre, 2019

Revista feminista y popular

Notas

15 octubre, 2019

El grito fue Pluri y Diverso

Por Irupé Zapata

Durante los días 12, 13 y 14 de octubre, por las diagonales inundadas de La Plata, según datos de sus organizadoras, circularon más de 200.000 mujeres cis, lesbianas, travestis, trans  no binaries, mujeres de los pueblos originarios, de diferentes países desde Uruguay hasta Kurdistán, negras, racionalizadas y niñas. Hubo 87 talleres oficiales y 27 talleres autoconvocados para poder nombrar a todas aquellas opresiones a las cuales nos arroja este sistema colonialista, patriarcal y capitalista.

Como diría Leslie Feinberg: “es difícil combatir una opresión sin un nombre que connote orgullo, sin un lenguaje que nos honrre”. Por eso mismo las diversidades sexogenéricas y las mujeres de los pueblos originarios, luchan por adentro del Encuentro para visibilizar también sus opresiones que son las de todes, como pertenecientes a un gran cuerpo social feminizado y empobrecido por romper con la heteronormatividad.

Sábado

Luego de los talleres hubo una gran marcha al grito de ¡Basta de travesticidios! Diferentes espacios concentraron para poder ser parte de esta marcha histórica que se hace en los Encuentros, luego de aquel 11 de octubre de 2015 que marcó la historia feminista para siempre: el travesticidio de Amancay Diana Sacayán. Lamentable hecho sucedido paradójicamente mientras un masivo Encuentro en Mar Del Plata se desarrollaba.

Al respecto de la marcha Melina Victoria Mazzarotti, activista travesti de San Martin contaba: “Estuve participando de la marcha en contra de los travesticidios y transfemicidios y me impactó la gran cantidad de personas en las columnas, como también quienes acompañaban el paso de ésta. No sólo marchamos las travas y nuestras orgas o amigues. También lo hicieron muchas personas  que comprenden la terrible injusticia y marginalidad a la que somos arrojadas simplemente por ser”.

Domingo

El domingo a las 18hs, 3 kilometros de marcha llenaba la avenida 1 y 60 de La Plata, donde fue vista por última vez Johana Ramallo antes de su desaparición y posterior femicidio. Estuvo presente su mamá Marta Ramallo al grito de “no están perdidas, son desaparecidas para ser prostituidas”.

En las diversas columnas, con la whipala en las caras, en pañuelos, en banderas, en los rostros de las mujeres del Abya Ayala, no faltó el canto de ¡plurinacional! Para comenzar a nombrar este nuevo paradigma anticolonialista, que se instalará para siempre, sea oficial o no, en los Encuentros, que exige, además de un cambio de nombre, otra serie de cambios en cuanto a prácticas y formas de hacer política, con nuevos sentidos contra el terricidio.

Lunes

El cierre fue en el Estadio Único a las 10:10 hs y a las 11 ya se había definido la próxima sede que será San Luis,  al grito de “vamos compañeras, San Luis las espera”, y de un pronunciamiento por parte de la futura comisión organizadora a favor del cambio de nombre del Encuentro apoyado por una multitud.

Es momento de romper los límites que nos han impuestos los Estados-Nación y luchar por un lenguaje que nos honre y un territorio que abrace a las 36 naciones que cohabitan en nuestro ancho territorio.

Comentarios