14 octubre, 2019

Revista feminista y popular

Destacada, Notas

9 octubre, 2019

AUGE TRANSFEMINISTA EN LA PLATA

Por Editorial Revirades

Del “Encuentro Nacional de Mujeres” hacia el “Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis y No Binaries”

El 34° Encuentro se da en el medio de las elecciones del 27 de octubre, día en el que se definirá si hay balotaje presidencial o si se gana en primera vuelta; también se disputará la provincia de Buenos Aires, lugar donde se realiza el Encuentro. Esta coyuntura requiere poner en relieve la disputa electoral que politiza al movimiento feminista y forja un feminismo popular que pueda hablar e intervenir en todo aquello que nos hace desiguales. Tanto por nuestro género, como por dónde vivimos, quién nos gusta, de qué trabajamos, cuánto estudiamos. Nuestra mirada es integral e interseccional. Es interseccional porque distintas desigualdades nos atraviesan a la vez y es integral porque esas desigualdades se interrelacionan de forma tal que se agravan.

Hace unos años se viene debatiendo el cambio de nombre del “Encuentro de Mujeres”, pero es ahora cuando cobra mayor fuerza, en el marco de la organización del 34° Encuentro en La Plata. Las discusiones se dividen por un lado en torno a lo PLURINACIONAL, para representar la variedad de orígenes, nacionalidades e identidades que existen en nuestro territorio y por otro lado en torno a la diversidad de IDENTIDADES DE GÉNERO, que de hecho, ya vienen participando del Encuentro desde siempre, pero que son y fueron invisibilizadas, no sólo en la forma de denominarles, sino de incluirles en talleres, actividades y demás.

Hay urgencias en algunos temas de la agenda pública y la situación del hambre y la pobreza encarna hoy una prioridad política, pero eso no quita correr de escena la modificación del nombre del Encuentro, porque entendemos que la historia es dinámica y que la hacemos quienes vivimos en cada época y, en estos tiempos que corren, estamos escribiendo un nuevo capítulo de la historia que necesitamos nombrar diferente. Es así porque estamos sentando precedentes importantísimos, que serán la base para nuevas ideas, siempre en la búsqueda, no sólo de mayores derechos y libertades, sino de reflexionar sobre nuevas responsabilidades ciudadanas y transformaciones de la norma, de las reglas del juego y modos amorosos de poder llevar adelante dichas transformaciones.

El feminismo, en sus diferentes épocas, no tuvo siempre las mismas demandas. La Cuarta Ola Feminista, que estamos viviendo ahora, inició su masividad contra la violencia de género y los femicidios, transfemicidios, travesticidios y fue la punta de lanza para lograr la media sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, con un fuerte apoyo colectivo. Y además, tiene una particularidad: es latina y negra. Nuestras luchas son ejemplo para miles de personas en el mundo. Depende de nosotras y nosotres qué tan grande queremos que sea la semilla que dejamos.

Además, esta Cuarta Ola incorpora un transfeminismo en alza, donde trans, travestis, lesbianas y no binaries cuestionan aspectos claves del patriarcado. Rompen con los moldes más profundos, el cuerpo, la sexualidad, los deseos. Enfrentan la normalidad hegemónica y construyen la propia identidad individual y colectiva, resistiendo la discriminación, la humillación, la violencia, la persecución del Estado y la Iglesia.

El cambio de nombre, que a simple vista es una simple denominación, en términos sociales es el reflejo de una época y de una realidad que va a permitir nuevas subjetividades bajo otro paradigma. Implica asumir un mundo diferente, cambiar sentidos, incluir distintos modos de vida:

¡Debemos abrir espacios a nuevas formas de participación y aprender de ellas!

Por eso el 34° Encuentro debe discutir y definir un cambio de nombre que amplíe su identidad, dejando así sentadas las bases para tender redes que vinculen a todes aquelles que tenemos proyectos colectivos marcados por la lucha antipatriarcal, pero también con una fuerte impronta anticolonial y anticapitalista, colectiva y plural. Lo queremos y creemos así porque entendemos que el futuro será feminista en tanto y en cuanto no deje a nadie afuera. Donde no haya un centro, sino una red que sostenga, contenga y habilite flujos continuos de movimientos libres.

Hagamos un nuevo Octubre: ¡Seamos plurinacional, lesbianas, trans*, travestis, no binaries, y saquemos a Macri de la Rosada! 

Foto de Luisa Magdalena

Comentarios