17 agosto, 2019

Revista feminista y popular

Notas

6 agosto, 2019

Paz, pan, tierra, techo y trabajo desde el Feminismo Popular

Por Mónica Córdoba

El feminismo que estamos construyendo al interior de nuestra organización es un motor de acción y transformación permanente. Nuestra estrategia para combatir este modelo neoliberal y patriarcal, es la solidaridad y la organización popular. Es importante para nosotrxs promover el protagonismo en los conflictos y fortalecer los lazos entre mujeres e identidades disidentes, articular con diversos espacios y crecer en la pluralidad. Hace tiempo entendimos que la organización comunitaria facilita nuestro empoderamiento, que es personal pero también colectivo.

Por esto nos venimos preparando junto a otras organizaciones, con quienes construimos líneas de trabajo y acción, superando las instancias partidarias y logrando nuevos consensos. La movilización popular fue determinante para lograr nuestras conquistas, y es absolutamente necesaria para instalar la agenda social de los movimientos populares.

La cuestión social y la situación económica no pueden estar desvinculadas de la agenda de género. Con gran esfuerzo los espacios del feminismo popular abordamos diversas situaciones de violencia en nuestras consejerías, comedores y centros de cuidado infantil, pero la partida presupuestaria destinada a garantizar el ejercicio pleno de derechos en la actualidad es de $10 por mujer. Las políticas públicas dirigidas a este sector más que insuficientes son lamentables.

Las estadísticas arrojan un femicidio cada 26 hs, siendo que el 17% de las mujeres asesinadas habían denunciado a sus agresores, el 9% tenía medida de restricción de acercamiento dictadas por la justicia y que no fueron garantizadas por el Estado. Nuestras vidas y nuestros cuerpos nos pertenecen y no estamos dispuestxs a negociar ese derecho ante la avanzada de la violencia machista. Seguimos gritando Ni Unx Menos.

Los crímenes de odio y de violencia de género que sufrimos las mujeres, las diversidades y disidencias son inadmisibles en un Estado de derecho. La crisis económica provocó el incremento de la feminización y la infantilización de la pobreza en nuestro país, empeorando así la calidad de vida de miles de personas.

La tareas del cuidado que asumimos en nuestros barrios, la economía popular y comunitaria son fundamentales ante la falta de trabajo formal que tiene una tasa del 20% para nuestro sector, somos protagonistas de los procesos organizativos de cooperativas, comedores populares, emprendimientos autogestivos, organizaciones de lucha para la subsistencia, generamos espacios de reflexión colectiva y acciones política alternativas ante la falta de inclusión sistemática de nuestras realidades.

El 51,7% de lxs niñxs de la Argentina son pobres, otro dato importante que revela este informe es que la asistencia de lxs niñxs a comedores comunitarios aumentó llegando al 35%. Comedores y copas de leche que son sostenidos y autogestionados por las mujeres y las identidades disidentes que viven en los barrios populares.

Somos las más precarizadas y las primeras en ser despedidas en épocas de ajuste, la falta de reglamentación del cupo laboral trans travesti imposibilita el acceso al trabajo formal, el 98% de la población trans travesti recurrimos a empleos informales en la actualidad. Las mujeres y las identidades disidentes nos llevamos la peor parte de este modelo de hambre.

Este #7A nos movilizamos por Paz, Pan, Techo, Tierra y Trabajo, por el reconocimiento de las tareas de cuidado que realizamos cotidianamente, por nuestro derecho a la jubilación y por la declaración de la Emergencia por violencia de género, por la soberanía alimentaria, el derecho al agua potable en nuestros barrios, la implementación de la ESI en las escuelas, por el cupo laboral trans. Catolicxs, evangelistxs, pentecostalxs y judixs también abortamos y queremos decidir sobre nuestros cuerpos.

¡De cara al #7A los movimiento sociales y de la economía popular nos preparamos nuevamente para una gran e histórica jornada de lucha!

Fuente: Observatorio Ahora que si nos ven, UCA, INAM, INDEC.

Comentarios