16 julio, 2019

Revista feminista y popular

Relatos

29 marzo, 2019

Libre con vos

Por Priscila Acosta

Te siento cercana. Tan cercana que me dan ganas de escribirte palabras de amor, de compañía, de prometerte conexión eterna. Tanto que me siento atraída por lo que pensás, por lo que sentís, porque verdaderamente me importa aquello que estás atravesando.

A veces pienso que soy una mujer muy afortunada por haber nacido en este momento histórico y poder expresar libremente lo que me pasa con vos. El poder decir que creo que sos todo lo que está bien, la transformación que el mundo viene necesitando.

Porque no te siento competencia, ni te percibo como una amenaza. Porque no me da miedo que me robes ningún lugar, porque no me creo más linda que vos ni creo que deba serlo. Somos hermosas así, tal cual somos.

Porque si sé que mi presencia de alguna manera te afecta, me preocupa. Quiero que estemos bien, de verdad bien y para eso es necesario que podamos compartir eso que nos hace tan mal y poder cagarnos de risa juntas.

Sos la mirada que me devuelve la esperanza de que todo podría ser de otra manera y para eso te necesito al lado mío, adelante, atrás, en el otro costado.

Si necesitás una mano que te acaricie, que te sostenga el pelo. Si necesitás un abrazo sentido, lleno de amor y ternura, lleno de deseos de compartir. Si te sentís sola y querés charlar o simplemente mirarnos a los ojos. Si estás pasando por un momento de mierda. Si te enteraste que estás embarazada y te encontrás desesperada, juzgada, desconcertada. Si querés abortar y no sabés con quién hablar.

Estoy.

Estamos.

Porque el amor no es exclusivo de los vínculos de pareja y filiales. Porque estamos gestando y pariendo algo nuevo, producto de mucho esfuerzo, dolor, formación. Pero también producto de ese entendernos en un lugar común.

Comentarios