24 abril, 2019

Revista feminista y popular

Opinión

7 noviembre, 2018

Enunciado sobre la Marcha del Orgullo

Por Conurbane Disidente

Esta semana hemos estado leyendo diferentes noticias, de diferentes medios y notamos un vaciamiento de la política a nivel local, nacional y mundial… y la relación que hacemos es la siguiente:

Retomando la nota de emergentes del colectivo ni una menos, acordamos con “(…) que queden los eufemismos justo ahora que después de años de fortalecer el feminismo popular para que nuestros deseos y decisiones no puedan volver más a la clandestinidad, justo entonces se nos manda a callar aunque se pueda portar el pañuelo verde. ¿Alcanza con el fetiche del pañuelo? (…)” ¿Alcanza con el “fetiche” de la pulsera arcoíris?

Se trata del disciplinamiento dicen “(…) por enfrentar al gobierno, el discurso de la unidad nos vuelve a disciplinar, a poner bajo la jefatura de los varones más reaccionarios y misóginos. No podemos tolerar este retroceso. No en nuestro nombre. No en nombre del movimiento feminista (…)“.

Si bien el movimiento feminista disputa espiritualidad política, “(…) el feminismo es una mística y un tipo de afectividad que cuestiona las jerarquías de todas las organizaciones. El feminismo es revolucionario porque rompe el pacto obediente con las masculinidades que nos llaman al orden. El movimiento feminista es radical y es masivo, es transclasista y es plurinacional. Por eso ha despertado una ofensiva militar, financiera y eclesiástica con la que nos quieren volver a disciplinar en cada espacio organizativo, a encerrarnos en nuestras casas (…)“.

Necesitamos un transfeminismo consciente de sus privilegios y plurinacional con mirada estratégica en las alianzas con acuerdos de pluralidad de voces siempre. Nada para nosotres sin nosotres.

Para hablar en el lenguaje espiritual que impera hoy en día contra el debate de la ESI, elegimos a Leonardo Boff quién su filosofía se desprende de la teología de la liberación alineado a tantos otros burgueses como de la época de Marcos Sastre, Freire y hoy Dussel, emana de los orígenes del “protestantismo” al igual que los “evangelistas universalistas” pero con una lectura opuesta en tanto con-vivir.

Dice Boff al respecto, que estamos viviendo tiempos de política y socialmente dramáticos. En nuestra historia nunca se había visto un odio y una rabia tan difundidos, principalmente a través de los medios sociales. Con respecto a Bolsonaro (y muchas almas que intervienen de esta forma en nuestras vidas cotidianas) dice (…) Ha sido elegido para presidente una figura aterradora que encarna la dimensión de sombra (facho, misógino, homolesbobitransodiante, torturador) y de lo reprimido de nuestra historia. Él ha contaminado a buena parte de sus elector*s. Esta figura ha logrado traer a “la luz” a “lo dia-bólico” (lo que separa y divide) que siempre acompaña a “lo sim-bólico” (lo que une y congrega), (Paul Ricouer tiene textos al respecto), de forma tan avasalladora que “lo dia-bólico” ha inundado la conciencia de muchos y debilitado “lo sim-bólico” hasta el punto de dividir familias, romper con amigues y liberar violencia verbal y también física. Esta se dirige especialmente contra minorías políticas, que en realidad son mayorías numéricas, como la población negra, además de indígenas, quilombolas y disidencias (otros de condición sexual diferenciada, dice Boff -todo no se puede-).

Necesitamos… una unión de líderes, con el carisma capaz de pacificar, de traer paz y armonía social: “personas de síntesis”. Como muches filósofes y antropóloges nos enseñan que todes nosotres somos sapiens y simultáneamente demens. Que estamos atravesados por el principio de vida (eros) y por el principio de muerte (thanatos).

El desafío de cada persona y de cualquier sociedad es ver cómo se equilibran estas energías, que no pueden ser negadas, sino puestas en un continuo punto de equilibrio, una y otra vez. Cómo hacerlo… ¿no?

Entonces si las consignas de la marcha del orgullo 2018 son claras y concisas aparentemente:

XXVII MARCHA DEL ORGULLO 2018
Consigna:
-Basta de genocidio trans/travesti. No al ajuste, la violencia y la discriminación. Macri y la Iglesia son anti-derechos
Subconsignas:
-Aborto legal, seguro y gratuito para personas con capacidad de gestar. Producción pública de misoprostol y mifepristona
-Aprobación y cumplimiento efectivo del cupo laboral trans/travesti en todo el país. Inclusión laboral de las personas que salen de un contexto de encierro
-Defendamos la salud de todes. No al recorte presupuestario. Urgente sanción de una nueva
ley de VIH, hepatitis virales e infecciones de trasmisión sexual
-Separación Iglesia/Estado. No al proyecto de ley religiosa. Basta de subsidios a todas las
instituciones religiosas
-Visibilidad y despatologización de identidades no binarias
-Por los derechos sociales y laborales de lxs trabajadores sexuales
-Basta de lesbo-odio, violencia y discriminación. Absolución para Higui y Marian Gómez
-Ni confudidxs ni en transición. Orgullosamente bisexuales y pansexuales
-El BDSM y las prácticas sexuales alternativas no son violencia. Basta de prejuicios Por un deporte inclusivo respetuoso de las diversidades
-Basta de persecución política. Libertad a Milagro Sala y todxs lxs presxs políticos
-Basta de Racismo, Xenofobia y Sexismo
-Reforma de la ley de trata que criminaliza el trabajo sexual
-Libertad y visibilidad de cuerpos e identidades intersex
-Aplicación efectiva en todo el país de la Ley de Educación Sexual Integral incluyendo contenidos con perspectiva de género y diversidad
-No al FMI y al gobierno de las corporaciones que saquean el estado y nos quitan y precarizan el trabajo
-Que nuestras identidades no sean causal de despido o exclusión laboral
-No a la criminalización y estigmatización. Reconocimiento de los derechos laborales de lxs trabajadorxs de la economía popular
-No queremos más fundamentalismos e intolerancia hacia los cultos de matrices afroindígenas20*Derogación de los códigos contravencionales
-Legalización del autocultivo y consumo de marihuana. Despenalización de la tenencia simple de drogas

¿Qué consignas les parece que falta en el documento?

Como el Gobierno de la Ciudad y de Nación presionaban a la Comisión Organizadora para cambiar el sentido de la marcha del orgullo con la excusa del G20, un grupo “(…) decidió -por esta vez- volver al sentido original, para organizar y debatir la decisión con más tiempo para el año que viene (…)”.

Los grupos que se fueron dicen: (…) El punto clave está en la mención de las travestis y trans en situación de prostitución: estas organizaciones se molestaron luego de que en la marcha del año pasado no se incluyera a este grupo dentro de las problemáticas que sufren las trabajadoras sexuales.(…). No se puede excluir por cuestión de clase, no es lo mismo una mujer trans que se prostituye en ruta 4 que una que le dan un departamento en capital y accede a cirugías y demás.

Nosotres agregaríamos:
-Niñez transgénero, sistema de salud y políticas públicas integrales
-Formación profesional de grado y posgrado dado por les académiques trans que tenemos en nuestro país, que hacen todo a pulmón por sostener el activismo y ponernos en pioner*s en la materia
-El asegurar el trabajo a los varones trans, transmasculinidades y personas no binaries también.

Porque la prioridad es poder conseguir Tierra, Trabajo y Techo para les excluídes, les marginales, les que no acceden por ningún medio (capitalista). Pero parece que a ningún movimiento político le interesa resolver eso, sino no habría segmento laboral al cual esclavizar y oprimir.

Al igual que en 2017, en la “marcha oficial” no habrá escenario y, tampoco se leerá algún documento político tenemos entendido por el momento. Entonces de qué visibilidad nos están hablando? ¿Qué bandera estamos levantando? Una de un arco iris descolorido.

En una nota, la COMO (Comisión Organizadora de la Marcha del Orgullo) dice que no busca competir con nadie, tiene un carácter de unidad como lo tuvo siempre, entendiendo que siempre existe tensión en los espacios plurales. El 17 de noviembre se pone en eje la lucha más importante que hoy atraviesa al colectivo trans/travesti, que es su exterminio, y le pone un nombre específico: ‘genocidio’. Así, se podrá identificar todo lo que la sociedad y el Estado excluyeron a nuestra población. Es un grito desesperado. ¿Quién puede estar en desacuerdo con eso?”.

Nosotres estamos en desacuerdo, porque no alcanza con visibilizar la muerte (el thanos), tenemos que pensar en garantizar nuestros derechos adquiridos. Procurarnos políticas públicas de calidad. Y eso se puede lograr si desde todos los espacios autogestivos, autoconvocados, militantes, académicos, laborales, podemos empezar a generar nuevas configuraciones pero con “contenido” (el que la situación amerite) teniendo en cuenta a le otre como un otre con mis mismos derechos. Y no dejar de lado ninguna voz, por más que parezca contradictorio desde el discurso. Somos personas con distintas necesidades, de distintas geografías y las políticas públicas tienen que concretarse y amoldarse a cada zona y circunstancia. Para eso necesitamos abordar las problemáticas de manera interseccional respetando y habilitando diferentes prácticas y modos según la necesidad.
También dijeron “(…) No hay división. Hay una sola marcha y es el 17. Las organizaciones que se fueron hacen un festival (…)”.

Entonces les que se fueron comentan…

Los estudios sobre la situación de los derechos humanos de las travestis y trans en la Argentina revela que solo el 32,6% de las personas trans completa la educación formal obligatoria. Entre las causas de deserción, un 70% manifestó miedo a la discriminación y falta de recursos. Entre la población trans mayor de 18 años, 6 de cada 10 mujeres y 7 de cada 10 hombres habían abandonado la escuela en el nivel secundario a causa de la discriminación.

Son 6 de cada 10 mujeres trans las que están vinculadas al trabajo sexual. Más del 80% en la informalidad laboral. Según la encuesta realizada por el INDEC y el INADI en 2012, tres de cada diez mujeres trans o travestis presentan historias de abandono del tratamiento médico por discriminación en el ámbito de la salud. Por el mismo factor, cinco de cada diez dejaron de ir a los hospitales. La expectativa de vida promedio de las travestis y mujeres trans es de entre 35 y 40 años.

Según un informe, para los adolescentes es aún más difícil, ya que el 67,9% de los estudiantes secundarios LGBT se siente inseguro debido a su orientación sexual. Una encuesta realizada por el Ministerio de Salud de la Nación afirmó que el 43,1% evita la clase de gimnasia por su inseguridad. El 36,3% evade los baños. En la escuela, el 76,2% de los alumnos escuchó comentarios homofóbicos como “maricón” o “torta”. El 57,7% escuchó comentarios transfóbicos con frecuencia.

A todo esto le sumamos las complejidades y situaciones de exclusión que se nos suman por vivir en el conurbano bonaerense. Que no podemos estar ni en una esquina de la calle principal de la localidad que seamos, sin que nos miren mal, sin la mirada enjuiciadora. Que tengamos miedo de ir a la escuela, porque no encontramos la contención que necesitamos tan solo para poder respirar y no sentir malestar estomacal todo el tiempo.
Resistir dentro de nuestros hogares, en el barrio, en el trabajo, diciéndonos que les equivocades son elles, que no comprenden, que no lo pueden discernir.

No conseguir trabajo por el aspecto indefinido del no binarismo. Que te excluyan por no poder “leerte” de ninguna forma binaria posible.
Evidentemente no es lo mismo ser persona disidente, trans, no binarie, blanca, con herramientas profesionales, estudios, accesos, económicos, privilegios heredados que una persona disidente, trans, no binarie negra, sin estudios, sin recursos económicos, sin vínculos afectivos que contengan.
¿Qué hacen las comisiones organizadoras por nosotres? ¿Qué accesos brinda?

Cuando hay un solo bachillerato popular trans en capital y acá las personas alejadas del centro muchas veces no tenemos ni como cargar la sube y si se hacen changuitas para sobrevivir o trabajan de noche no se dispone de cuatro horas para viajar y cuatro horas para estudiar en el día.

Dicen entonces:

(…) Particularmente, la expulsión de las compañeras travestis y trans en situación de prostitución de las consignas de la marcha con el reclamo de alternativas laborales, representa el socavamiento del valor social, histórico y político que viene construyendo este movimiento desde hace décadas; nos aleja de nuestra gente, deteriora la representación y propicia la fragmentación de nuestra lucha (…)

(…) En este contexto de violencias hacia nuestra comunidad y de políticas económicas en contra de los sectores más vulnerados, impulsamos en el Congreso Nacional el debate del cupo laboral travesti-trans, levantando las banderas que supieron defender Lohana Berkins y Diana Sacayan, entre tantas otras líderes travestis (…)

Por lo que exigimos:

Implementación del cupo laboral travesti, trans, no binarie ya!!! En todos los ámbitos laborales, académicos, salud, empresas, fábricas, organismos estatales y privados.

Necesitamos voces disidentes críticas que acompañen acciones coherentes donde se prime el crecimiento y enriquecimiento federal, no hegemónico, unitario, centralista y clasista.

#quesealey
#comunidadlgbtqiamasunla
#conurbanedisidente

https://emergentes.com.ar/contra-el-disciplinamiento-m%C3%A1s-feminismo-fe05bc15351d
https://www.infobae.com/sociedad/2018/11/04/la-grieta-del-orgullo-gay-por-primera-vez-en-27-anos-habra-dos-marchas-separadas/

Comentarios