24 abril, 2019

Revista feminista y popular

Opinión

25 octubre, 2018

Ajuste Presupuestario y feminización de la economía

Por Azul Verzura

Para entender el proceso y o ciclo político en el que estamos viviendo, principalmente tenemos que entender de dónde sale éste mismo, es decir, el origen. Critico fuertemente al sector que piensa y reclama que éste gobierno “está gobernando mal”. No, no está gobernando mal. Está gobernando a su manera. O sea, contra todxs. Sí, digo ell0s con O en mayúscula porque su gabinete tiene menos del 30% de mujeres y porque sus mesas de debate son encaradas por empresarios  y únicamente Patricia Bullrich y Michetti. Entendiendo que ninguna de las dos nos garantiza ningún tipo de derechos, compresión, reconocimiento y hasta respeto. Es un gobierno de tipos y bien armado. Pensado y calibrado, como el patriarcado.

Me detengo a explicar a qué me refiero con que no están gobernando mal. Lo que quiero decir es que se planeó, no es aleatorio que nos quieran débiles, pobres, sin conocimiento y cansadxs. No es casual la represión, ni tampoco las medidas tomadas. No es inocente el debate sobre aborto ni tampoco la persecusión política a mujeres. Este Gobierno llegó con objetivos, no te los dijo ni tampoco los blanqueó, te mostró otra cosa y hasta creó varias realidades de la sociedad que no existían.

Hay que prestar atención, Macri llegó con Caputo, con Calcaterra (primo de Mauricio), Federico Sturzenegger, y con participantes de la Gestión de Videla durante la dictadura militar. Entonces, no es al boleo. Puede ser que haya cosas que se les hayan ido de las manos, que quizás jamás tenían pensadas como la revolución y el crecimiento del movimiento feminista altamente anti-macrista. Pero no podemos comernos el cuento de que el Macrismo no sabe lo que hace y mucho menos de que la derecha neoliberal argentina está muerta. Está viva, está fuerte y nosotrxs como militantes, ciudadanxs, estudiantes y trabajadorxs debemos hacerle frente unidxs para ganarle al Macrismo en las próximas elecciones.

Salga como salga debemos meternos y ponernos a entender qué significa cada medida a tomar y cual es su objetivo, para poder salir a la calle y dar batalla. El ajuste presupuestario, la emergencia alimentaria, la disolución de los Ministerios, la UNICABA, etc. son proyectos y decisiones que éste gobierno se pone como camiseta desde diciembre del 2015 cuando llega al poder nacional.

¿Qué implica ser mujer, travesti, trans durante un gobierno neoliberal de derecha?

Lo que implica, principalmente es que nuestra condición de no ser parte del sector de “hombres” nos trae a colación una brecha salarial del 27% si sos blanca y si sos negra casi llegando el 31%, nos trae menor cupo laboral y discriminación por género. Nos trae desempleo y trabajo doméstico no pago, nos trae tomar trabajos que nos explotan por 2 mangos. Nos trae el impuesto “rosa” de que la mercadería “femenina” sea más cara solo por contener el color rosa o violeta. Nos trae acoso laboral, violencia de género laboral y económica. Nos trae pobreza. Las mujeres, travestis y trans somos la primera consecuencia directa de estas medidas. Ser mujer y disidente hoy, es ser futuramente pobre si es que todavía no te echaron del laburo o no te pagan en cuotas. No solamente son el índice de pobreza más alto sino que también de desempleo, trabajo en negro y precarizado.

Por eso, mujeres, travestis y trans, debemos marchar y salir a la calle por las medidas de ajuste, violencia, precarización y flexibilización laboral que este gobierno violento, machista y de derecha nos quiere imponer ante nuestro futuro.  También acá, no quieren sumisas, calladas, tristes, llorando porque salió la Ley, nos quieren con frío y divididas. Que el deseo de feminizar la economía sea unirnos contra el Macrismo para ganarle y hacerle saber que no se le permite ni una más.

La economía será feminista o no será. La política será feminista o no será. El mundo será feminista o no será. Prepárense que los libros y la política son nuestros, que el futuro y el presente también.

Comentarios