18 enero, 2019

Revista feminista y popular

Opinión

5 septiembre, 2018

Son 57

Por Azul Verzura

Incontables los días en los que la Educación Pública se encuentra de paro. Bien sabemos, que el sector público educativo se compone de múltiples sectores. Estos sectores son el estudiantil, graduadxs, no-docentes y docentes-investigadorxs, a los cuales afectaría –y afecta- el recorte del Gobierno de Macri a una gran cantidad de personas.

El recorte tuvo como consecuencia directa un paro con movilización para visibilizar la situación que se está reclamando. Esta vez, no solamente es una cuestión salarial sino, que tiene un trasfondo político que pretende volver a instalar la precarización laboral y el desprestigio de la educación pública. ¿A qué se debe esto? Principalmente entender que los gobiernos neoliberales están acompañados por medidas neoliberales.

¿Qué quiere decir “medidas neoliberales”? Quiere decir que la burguesía será la clase social únicamente beneficiada; que se van a realizar recortes a los sectores públicos porque creen que es lo peor y que la plata puesta allí es un gasto, ya que les pobres pueden acceder “fácilmente” y  “jamás trabajaron para ganárselo”; es una cultura meritócrata donde no les interesa nada más que su propio bolsillo financiero.

Hoy, hay 57 universidades de paro. De las cuales, la mayoría casi nunca tuvo un nivel de convocatoria y acuerdo unánime como en este caso. Entender a esta situación es entender la lógica derechista y neoliberal que plantea Cambiemos en las medidas económicas que toma. Los sectores públicos corren riesgo desde que con el giro de signo político en la Casa Rosada se comenzó a entender a lo público como un gasto y no como una inversión.

La universidad es una herramienta fundamental para el crecimiento personal, en términos intelectuales y socio-económicos, ya que cuando se le otorga derechos -económicos, sociales, educativos, etc.- al sector de la población que menos recursos tiene, se le permite ingresar a la rueda de la economía, activando el mercado interno a través del consumo. Y cuando nombro a la Universidad también hago referencia a las instituciones públicas donde también nos formamos: hospitales, escuelas, etc. -que obviamente, también se encuentran en peligro bajo el macrismo-.

Luego del acuerdo con el FMI –peligroso, muy peligroso- a más de une se le cayó la venda de los ojos. Muches lo veníamos comentando desde el 2015, pero como no se sentía en el bolsillo, entonces era imposible de creer. Dentro de ese acuerdo catastrófico y suicida, el dólar sube casi 2 pesos por día. Pero tu sueldo no, claramente. Como sos de clase media, no tenes la plata en dólares, la tenes en pesos. En cambio, la oligarquía Argentina como tiene todo su dinero en dólares y en el exterior, la suba del dólar y la devaluación del peso no les afectan en nada. “Solamente”, en los paros y en el enojo social que genera tales medidas. Demás está decir, elles lo arreglan reprimiendo en ésas mismas manifestaciones o despidiendo a les trabajadores.

El fenómeno que no se visibiliza dentro de estas medidas económicas de recorte, es la organización del movimiento universitario a través de la transversalidad encabezada por los partido políticos, sociales y gremiales para un fin común: Combatir al Gobierno de Macri con sus medidas exterminadoras.

¿De dónde viene esta transversalidad? Propiamente dicho más del 60% del estudiantado universitario está compuesto por mujeres. dentro de las políticas feministas, uno de los conceptos y realidad que se viven dentro de él, es la transversalidad sorora. Hacer política para derribar un sistema. No es inocente que el feminismo venga a organizar la vida de las personas. Y por eso, es que llegó a las universidades. Llego a las universidades no solamente para defender el derecho a la educación pública, sino que también para visibilizar que el recorte económico dentro de todo el país donde mas afecta es a las mujeres. la brecha salarial y el patriarcado se encargan de que nosotras tengamos que estudiar y recibirnos para ganar similar a un compañero que no estudió nada y trabaja igual que yo. O para trabajar el triple y poder ganar lo mismo.

Claramente se feminizó la universidad pública con el fin de transformar una sociedad y una manera de pensar instalada. Actualmente sentimos en el bolsillo y en la vida cotidiana las consecuencias de las políticas neoliberales de Macri, que nos afecta a todes pero somos las mujeres, travestis y trans el sector más desfavorecido, siempre.

Entonces, la magnitud de la movilización estudiantil y de la preocupación incipiente sobre el futuro educativo argentino tiene un trasfondo feminista que permite la unión trasversal entre los distintos movimientos, para hacer notar que nunca más un gobierno neoliberal se va a meter con los derechos de la gente. Hoy es una protesta educativa, mañana será otra, hasta vencer.

Comentarios