14 diciembre, 2019

Revista feminista y popular

Relatos

27 junio, 2018

NACER EN LIBERTAD

Por Violeta Osorio

Parir en casa ha sido uno de los actos de mayor soberanía y poder que he vivido, no sabía que tenía esa fuerza, esa voz, esa potencia hasta que en la intimidad y seguridad de mi casa la vida nueva me atravesó. Allí donde yo lo elegí y sostenida por quienes yo decidí. Parí en casa eligiendo “casa” como modelo de atención y como escenario, no huí de la institución, ni me lancé a un capricho snob y negligente para escapar de la violencia. Y fue en mi casa como dueña y protagonista que descubrí un placer visceral y profundo que no tiene palabras para nombrarlo porque es parte fundamental del poder que el patriarcado nos expropió.

Reí, lloré, grité, me desnudé, metí mi mano en mi vagina, toqué mi cuerpo desnudo y fuerte, jadeé, me fundí con una intensidad y una fuerza que desconocía y que por momentos resultaba aterradora, me moví sin restricciones, me abrí y mi consciencia sobre mí, mi fuerza y mi coraje se expandió mientras mí cuerpo dilataba, besé a mi compañero con pasión y deseo, fui acariciada por él con tanto amor y placer, lo vi disfrutar y celebrar cada momento, abracé a mi hija, la olí, la besé, la sostuve sin soltarla, sin que nadie más que su padre pusiera un dedo encima de ella, con la tranquilidad y certeza de que “mi casa, mis reglas”.

Frida nació en libertad y cuando habla de su nacimiento repite “yo nací sola, porque pude”, y la certeza de su poder y su fuerza la habitan por completo. Lo hicimos juntas, a nuestro ritmo, en nuestros tiempos, corriendo los límites, expandiendo las fronteras, descubriéndonos en toda nuestra potencia en el tránsito de su nacimiento.

Casa fue para nosotrxs confianza y autonomía, una celebración intensa de nuestro poder y placer, el despliegue de nuestra fuerza, amor y alegría. Casa fue ser soberanas de nuestros cuerpos y del proceso que juntas hicimos posible.

El escenario sí importa y define cuestiones fundamentales que impactan en el proceso y la vivencia de la mujer y la familia. Casa es mucho más que respeto o no intervenciones innecesarias, parir en casa es un acto político.

Mural realizado por Julio Martin Navone Lier, dentro de la actividad convocada por el Grupo por la humanización del parto y nacimiento (Uruguay en Maldonado, Uruguay). Gracias por permitirnos ser parte y ojalá esta imagen que representa tanto para nosotrxs contribuya de alguna manera a transformar el relato cultural del nacimiento.

Comentarios