17 agosto, 2019

Revista feminista y popular

Calendario Feminista

17 mayo, 2018

17/05: LGTBI FOBIA

Por Revista Reviradas

¿Qué es el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia (IDAHOT, por su sigla en inglés)?

Es una acción promovida por organizaciones LGTBI internacionales que se propuso instituir el 17 de mayo como un día de lucha en contra de la discriminación por orientación sexual e identidad de género en todos los países del mundo. Las organizaciones de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex promueven la conmemoración del 17 de mayo a fin de sensibilizar a la sociedad sobre la existencia y la gravedad de la discriminación hacia la población LGTBI, a través del establecimiento institucional en los calendarios estatales e internacionales del 17 de mayo como jornada de denuncia, reflexión y acción.

La campaña fue lanzada con la idea de crear una comunidad mundial de activistas, personas e instituciones comprometidas, que tengan como punto de encuentro el ideal de sociedades sin homofobia ni transfobia en las que todas las personas puedan vivir y expresar libremente su orientación sexual e identidad de género. La conmemoración del 17 de mayo supone realizar acciones por la no discriminación de la población LGBTI en el mundo entero y en cada país en particular, haciendo un llamamiento a todas las instancias nacionales e internacionales para que lo inscriban en su calendario oficial, de modo que se trabaje sobre el tema en las escuelas.

El objetivo de todas estas acciones de sensibilización, denuncia y reivindicación de la lucha contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género es promover que ese día sea declarado Día Internacional por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Antecedentes

La campaña IDAHOT le dio continuidad a otras iniciativas tales como el Día Nacional Contra la Homofobia creado en 2003 en la provincia Quebec, Canadá, promovido por la Fondation Émergence y Louis-Georges Tin, un activista francés por los derechos civiles de la población afro y LGTBI, y editor jefe del Diccionario de la homofobia (2012). Luego, en agosto de 2004 lanzaron la iniciativa de crear el Día Internacional contra la Homofobia con un objetivo global. Cabe aclarar que, si bien el uso de términos como homofobia o LGTBI-fobia se ha extendido globalmente, desde el INADI proponemos no utilizarlos porque equiparan una práctica discriminatoria con un padecimiento mental; por el contrario, nos referimos a la discriminación por orientación sexual e identidad de género. En esta misma línea de discusión, Rita Segato (2013) propone reemplazar la categoría de crimen de odio, por considerarla una explicación monocausal que remite al fuero íntimo y emocional como causa única, por la categoría de crimen de poder para dar cuenta de su carácter eminentemente social,relacionado con la desigualdad.

Como parte de esta campaña, el 17 de mayo de 2005, 24.000 personas de todo el mundo y destacadas organizaciones internacionales como ILGA, IGLHRC, el Congreso Mundial de Judíos LGBT y la Coalición de Lesbianas Africanas, por nombrar solo algunas de ellas, firmaron el Llamamiento IDAHO. Ya en mayo de 2005 diversas actividades del IDAHOT se llevaron a cabo en muchos países del mundo, entre las que se destacaron las realizadas en el Congo, China y Bulgaria, donde por primera vez se organizaron actos reivindicativos de la comunidad LGBTI.

En 2006, el Presidente del Parlamento Europeo Josep Borrell invitó al activista Louis-Georges Tin a brindar una conferencia específica en el Parlamento Europeo para presentar el IDAHOT, que culminó con una declaración de apoyo de ese organismo. En paralelo se había lanzado una nueva campaña Por una Despenalización Universal de la Homosexualidad, que el 17 de mayo de 2006 había recibido el apoyo de varios premios Nobel (Desmond Tutu, Amartya Sen, Elfriede Jelinek, Dario Fo y José Saramago), artistas (Meryl Streep, Cindy Lauper, Elton John, David Bowie), intelectuales (Noam Chomsky, Judith Butler, Bernard-Henri Lévy), organizaciones no gubernamentales (ILGA, FIDH), políticos, etc.

Ese mismo año, el Comité IDAHOT y GayRussia coorganizaron la primera Marcha del Orgullo Gay en Moscú, que fue precedida por una Conferencia Internacional IDAHOT, que reunió a numerosos activistas, organizaciones y políticos de Europa y Norteamérica. Además, en julio de 2006 la Conferencia de Montreal sobre Derechos Humanos LGBTI, organizada en ocasión de los Outgames (juegos deportivos que promueven la visibilidad de la diversidad sexual), incluyó una recomendación para que los gobiernos reconozcan el 17 de mayo como el Día Internacional contra la Homofobia.

¿Por qué el 17 de mayo?

Esa fecha fue elegida para conmemorar el Día contra la Homofobia y la Transfobia, porque un 17 de mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió retirar la homosexualidad de su lista de desórdenes mentales y reconocerla oficialmente como una variación natural de la sexualidad humana.

Este importante avance fue un gran paso adelante hacia la consideración de la orientación sexual y la identidad de género como un derecho humano fundamental. Desde entonces, la comunidad científica internacional se opone a todos los enfoques que consideran la homosexualidad como una enfermedad que debe ser curada.

¿Qué es la discriminación por orientación sexual e identidad de género?

Se trata de una serie de prácticas, caracterizadas por una actitud hostil hacia la diversidad sexual, que concibe y marca las sexualidades no dominantes como contrarias, inferiores, no deseables o anormales, produciendo así un estigma sobre las personas LGTBI al representarlas como pecadoras, enfermas, peligrosas, delincuentes, criminales o desequilibradas. En la construcción y difusión de estos estereotipos se llega incluso a despojarlas de su condición de seres humanos.

La discriminación se expresa en diferentes formas activas de violencia física y verbal, y en el rechazo silencioso e institucionalizado hacia las personas LGTBI o percibidas como tales. Estas prácticas pueden constituirse en actos discriminatorios cuando limitan, obstruyen o niegan el acceso a derechos, espacios, reconocimiento, prestigio o poder. Estas prácticas discriminatorias intensas y cotidianas, por su constante reproducción, llegan a ser internalizadas y naturalizadas como parte de la dinámica de las relaciones sociales. En sus distintas manifestaciones, la discriminación por orientación sexual e identidad de género anula o perjudica el reconocimiento, el goce o el ejercicio en pie de igualdad de derechos humanos y libertades fundamentales en los ámbitos económico, social y cultural, o en cualquier otro ámbito de la vida.

Se manifiesta de diversas maneras, como la invisibilización de las sexualidades diferentes de la heterosexualidad, o la violencia verbal, física o simbólica que deriva en la exclusión y la subordinación de personas lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersex. Se mantiene y reproduce a partir de la naturalización en nuestra sociedad de la heterosexualidad como paradigma de la normalidad. Esta afirmación es conceptual, pero refiere principalmente una realidad arraigada en la cotidianidad, una vivencia tangible y concreta. La heterosexualidad tiene una gran cantidad de espacios legítimos en los que expresarse y vivirse, mientras que las sexualidades que no se corresponden con este paradigma son usualmente condenadas al espacio privado y a la esfera íntima, lo cual instituye la invisibilización y la desigualdad. Con relación a esto, Pichardo Galán (2007) define la homofobia liberal como aquella que permite, o no, la expresión de la homosexualidad en el espacio privado pero que en ningún caso acepta que se haga pública.

Desde estos postulados se propugna, por ejemplo, que las personas homosexuales no deben hablar en público de su homosexualidad sino mantenerla en su intimidad y, sobre todo, no tener muestras de afecto en público ya que se podría considerar una provocación. Esto por mencionar una de las expresiones más cotidianas y sutiles de la discriminación, que en su forma más extrema se presenta en la forma de los llamados “crímenes de odio”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH, 2014) registró 594 asesinatos contra personas lesbianas, gays, bisexuales o transexuales, o que eran percibidas como tales en América, entre el 1 de enero de 2013 y el 31 de marzo de 2014. Según el Informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre Discriminación y Violencia contra las personas por motivos de orientación sexual e identidad de género (ONU, 2015):

La discriminación contra las personas LGBT a menudo se ve exacerbada por otros factores de identidad, como el sexo, el origen étnico, la edad y la religión, así como por factores socioeconómicos como la pobreza y el conflicto armado. Esas múltiples formas de discriminación pueden tener efectos a nivel individual, pero también en el plano social, ya que las personas LGBT que ven vedado su acceso a derechos básicos como el trabajo, la salud, la
educación y la vivienda viven en situaciones de pobreza, privadas de toda oportunidad económica. Según estudios realizados en varios países, las tasas de pobreza, la falta de un hogar y la inseguridad alimentaria son más elevadas entre las personas LGBT que en el resto de la comunidad. El Banco Mundial ha documentado las repercusiones negativas de la homofobia en el crecimiento económico y el desarrollo. (ONU, 2015, p. 13)

Fuente: INADI

Comentarios