6 diciembre, 2019

Revista feminista y popular

Notas

8 febrero, 2018

«Hay una ley que me ampara»

Por Natalín Mersié

Claudio Caserta, el conductor más escuchado de Córdoba, en su programa radial de la FM100 agredió a Florencia de la V luego de que recibiera el premio como figura femenina destacada por su labor en la obra teatral Explosivos.

Al día siguiente de la premiación, el locutor cordobés Caserta dijo al aire: “Elegir a un trava como figura destacada femenina… Discúlpenme, ustedes, pero están enfermos de la cabeza. Sinceramente, no lo digo de malo. ¡No es mujer! ¡Tienen que respetar a la mujer, carajo! ¿Cómo puede ser que un trava sea más importante que una mujer? Y las mujeres, encima, no hacen nada, lo toman con gracia. Le están cagando los clientes, los premios. Les cagan todo estos resentidos enfermos que son los travas, o los homosexuales”

Más tarde, Caserta fue entrevistado en el programa de televisión, Infama, y no sólo no se retractó sino que orgulloso de sus comentarios de odio, argumentó tener autoridad para opinar por haber sido conductor durante tres años de la entrega de Premios Carlos. “Yo lo que digo es que el premio está mal dado. No la veo como mujer. La veo como un hombre vestido de mujer (…) La respeto pero para nosotros es un travesti. Por ahí uno es viejo y no entiendo esto. Yo sé que está cambiando todo. Los premios, para mí, fueron mal dados”

Florencia, por su parte en un contacto con Agencia presentes, respondió a estas agresiones de la siguiente forma: “Hay una ley que me ampara. Creo que el medio o los medios para los que él trabaja deberían tomar cartas en este asunto. Como pasa con los acosadores, personas como él, no merecen ser contratados. Son nocivos para nuestra sociedad”.

El Instituto Nacional contra la Discriminación (INADI), la Defensoría del Pueblo de CABA y la Defensoría LGBT y la Federación Argentina LGBT consideraron que se trata de una violación de la Ley de Identidad de Género y de una discriminación a la comunidad trans en su totalidad. El INADI informó que se comunicó con Caserta y se puso a su disposición para ofrecerle información y capacitación en relación a temas de diversidad sexual. Además, el Observatorio de Radio y TV del INADI emitió un informe técnico en relación a sus dichos y precisó que uno de los reclamos más frecuentes que reciben es acerca de comunicadores que opinan públicamente sobre la identidad sexual de las personas. La presidenta de la FALGBT, Marcela Romero, que también habló, lo repudió: “Estos dichos, que aún hoy siguen circulando en nuestra sociedad, tienen una profunda carga de ignorancia y odio hacia nuestras identidades, es por eso que no podemos dejar pasar este tipo de agresiones. Sabemos que es a raíz de estos discursos de odio que terminamos perdiendo compañeras. Llamamos a la reflexión a Claudio Caserta y le pedimos que pida disculpas. Iniciaremos todas las acciones legales que correspondan. No vamos a callarnos más, ni vamos a dar un paso atrás en la conquista de nuestros derechos. Basta de odio y femicidios trans. ¡Ni una paso atrás!”

No es la primera vez que la actriz recibe este tipo de agresiones en los medios por su elección de género. Entiendo que esta violencia no es solo en contra de ella, si no en contra de la comunidad trans, travesti en su totalidad. Este tipo de pensamientos siguen muy arraigados en nuestra cultura patriarcal-heteronormativa y hace mucho daño. A pesar de que nuestro país pudo demostrar que somos vanguardia en lo que respecta derechos humanos y de géneros, aún hay muchísimo en lo que reflexionar y aprender, el respeto y la lucha es primordial para evitar seguir permitiendo este tipo de violencias que son las que, en su peor cara, terminan en crímenes de odio como el transfemicidio. Nuestras compañeras travestis, trans son violentadas día a día por su elección libre de género, desde ser ínfimo el número de las que pueden acceder a una educación, la casi nula participación en los distintos medios de comunicación, o en un trabajo formal hasta su menor esperanza de vida, la pobreza, las enfermedades de transmisión sexual y ser obligadas a prostituirse sin poder salir de ese círculo por la opresión que viven día a día.

Nuestras compañeras se ganaron gracias a la lucha, su derecho de identidad de género, el matrimonio igualitario y el cupo laboral trans, nadie les regaló nada, la pelearon y la pelearon por muchos años, muchas quedaron en el camino pero por todas ellas y en honor a las luchas de Diana y de Lohana vamos a seguir exigiendo que se respeten esos derechos para poder decir finalmente que vivimos en una sociedad justa y con igualdad de derechos para todes.

Foto: Natalín Mersié

Comentarios