14 diciembre, 2019

Revista feminista y popular

Cultura

14 enero, 2018

¿Amemos? No, luchemos!

Por Revista Reviradas

Entre 1896 a 1897 salió, primero en Buenos Aires y luego en Rosario (1899), el periódico comunista- anarquista «La voz de la mujer” bajo la dirección de la activista Virginia Bolten.  El lema del periódico era “Ni dios, ni patrón, ni marido”. El cual denunciaba la doble explotación de la mujer, la tiranía del Estado, los dogmas de la iglesia, la explotación del capitalismo, la prostitución como consecuencia de la pobreza ,el machismo presente en el movimiento obrero.

A continuación un fragmento del artículo llamado “¿Amemos? No, luchemos!” adjuntado a las colaboradoras Carmen Lareva y Pepita Guerra:

¿Qué tienes, tierna e inocente niña? ¿Por qué el rubor cubre tus mejillas?  ¿Por qué estás agitada y vergonzosa? […] ¡Ah! No lo digas, no, no lo digas, ya he comprendido cuál es tu situación […]. Si, niña, ¡Tu amas!

¿Y por eso te avergüenzas y te sientes tan apesadumbrada? ¡Ah! ¿Te han dicho que es una <falta>  decirle al objeto de tu amor que le amas? […]  No le creas, niña, no, te han engañado, se burlaron cruelmente de tu càndida inocencia. Sì te han engañado, porque tu amor lejos de ser un crimen es todo lo contrario. ¡Amar es vivir! ¡Amar es ley de la existencia! […]

Pero no, niña, no se lo digas, porque él creerá que eres una loca […] y lo contará a los amigos en la calle, en el taller, en el hogar, en fin y entonces ¡Ay de tí! niña, ¡Ay de tí! ¿A dònde irás que la rechifla no te siga?

¡Oculta pues tu amor, ocúltalo cual una asquerosa lacra, ocúltalo cual si fuese un crimen!

Busca en la masturbación un lenitivo a tus voluptuosas ansias. Hazlo todo, todo, menos amar hasta que te amen, ¿sabes?, porque nosotras no somos seres que puedan y deban sentir hasta que nos lo permitan, del mismo modo que el cigarrillo no pide que lo fumen y espera a que su poseedor quiera <usarlo>. […]

Pero antes, niña, oye : Si como nosotras tienes fuerte el ánimo y sereno el corazón, ven con nosotras, aparta de la tiniebla y vamos hacia donde el vivo fulgor de la naciente luz nos anuncia el nuevo día. […] ¿La conoces? es la Anarquía. Sí; es ella que nos trae paz, libertad, igualdad y felicidad para todos.

Comentarios