16 julio, 2019

Revista feminista y popular

Notas

21 noviembre, 2017

Sin las travas no hay ni una menos

Por Cristian Pizzani y Sebastián Salinas

Nuestra actividad: travesticidos 2017

Entre tantas personas que caminaban, con colores, con risas, con vestidos excéntricos, con pasos firmes de orgullo, militando por la visibilización, nos encontrábamos repartiendo volantes. De a momentos cuando la música marika sonaba fuerte, se nos escapa un menear de caderas, un revolear el pelo, una marikoneada de esas que les molestan a muchos machos. Pero luego leíamos una vez más los folletos en nuestras manos, o alguien venia a preguntarnos, alguna cámara tomaba registro y nos golpeaba de nuevo la realidad de los travesticidos.

Quisimos mostrar aquello que nadie nos muestra, aquello que no parece existir. Y es más algunxs pasaban y pisaban sus caras y sus historias seguramente sin querer, pero aquellas pisadas parecían un fiel reflejo de lo que sufren las compañeras travestis/trans en sus vidas y después de su muerte. Estamos luchando para que los travesticidios sean reconocidos como asesinato a personas por el odio travesti/trans. Sin las travas no hay ni una menos.

Con un promedio de vida medieval y la violencia patriarcal luchamos todxs juntxs por el cupo laboral travesti/trans.
Como lo personal es político, decidimos poner nuestras cuerpas y militar un tema que la sociedad parece ocultar. Sus nombres hoy son nuestra lucha. Y también los nombres de aquellas que no se les respeta la identidad, que también mueren por ser trans.

La marcha

Nos encontramos en las calles 200.000 compañerxs de diferentes agrupaciones visibilizando en las calles nuestro orgullo como respuesta política, repudiando desde plaza de mayo a congreso el merchandising del gobierno de la ciudad, que además de todo no nos brindó el escenario en plaza Congreso como cada año. También el grito fue claro, NO AL PROtocolo que la ministra de (in)seguridad Patricia Bullrich quiere implementar para las personas TLGBIQ+ vulnerando nuestros derechos y criminalizándonos por besarnos, por vestirnos, por no ser como la norma pretende que seamos.

Desde el 2015 las únicas políticas públicas que se tomaron por parte del gobierno hacia nuestra comunidad fue formar a las fuerzas de “seguridad” en como tratarnos en caso represión/detención “respetando” nuestra diversidad. Lo que las organizaciones TLGBIQ+ denunciamos es no haber podido participar en el armado del protocolo. También exigimos la implementación de la ESI, el cupo laboral trans y la problemática con los medicamentos que tienen lxs compas con VIH, y con las leyes sancionadas pero no implementadas. Gritamos basta a los crímenes lesbohomotrans/travaodio, justicia por Diana Sacayán! Absolución para Higui.

*Cristian Pizzani y Sebastián Salinas son militantes de la agrupación Libres y Diversxs.

Comentarios