20 septiembre, 2019

Revista feminista y popular

Notas

22 agosto, 2017

A NADIA ROJAS LA DESAPARECIO EL ESTADO PARA PROSTITUIRLA

Por Evelyn Sena

El pasado 3 de agosto Nadia Rojas fue secuestrada por segunda vez, con la complicidad del estado, el cual la entrego a las redes de trata un día previo al que iba a declarar en Cámara Gesell. La niña de 14 años, la primera vez que fue raptada, el 9 de junio de este año, permaneció durante 32 días víctima de una red de trata con fines de explotación sexual. Luego, por una intensa búsqueda y acciones de visibilizacion de parte de la madre, docentes y organizaciones, Nadia apareció el 12 de julio.  Su madre, desde que comenzó a buscarla, sufre constantes amenazas de muerte.

El sistema prostibulario es la forma de violencia más extrema que se hace en el mundo, en el que la desigualdad de género es muy grande, tu cuerpo deja de ser tuyo cuando el tipo te pone un billete y te dice ‘arrodíllate así’. Se consume el cuerpo de la mujer como objeto, a partir del poder del dinero, y el Estado avala esta relación.

A través del cuerpo de la mujer se genera un gran negocio y una organización mafiosa que explota a las mujeres, este es el tercer comercio a nivel mundial.  La trata de personas es la esclavitud del siglo XX, captan a mujeres, las llevan a distintos lugares, pierden sus nombres, su identidad, vulneran todos sus derechos físicos, psicológicos y sociales. Se estima que por día, las mujeres son sometidas a 20 a 30 violaciones, bajo los efectos de la droga, en los prostíbulos.

Las mujeres estamos en peligro en este sistema patriarcal en el cual estamos inmersas. No podemos caminar tranquilas, sabiendo que en cualquier lugar donde nos encontremos nos pueden raptar, y no volver a vernos al espejo nunca más. El estado tiene la responsabilidad de garantizar los derechos humanos de todxs, teniendo en cuenta la vulnerabilidad de nosotras las mujeres en nuestra vida cotidiana. Ahora mismo, miles de mujeres, están siendo vendidas, secuestradas, violadas en todo el mundo.

Por otro lado, y, en primer lugar, es necesario que leamos esta realidad, y convirtamos la indignación en lucha para desbaratar estas mafias, y a cada uno de lxs cómplices de la explotación sexual, que creen que pueden decidir sobre nuestras vidas y ¡¡¡no los dejemos dormir!!! NO ESTAN PERDIDAS, A LAS PIBAS LAS DESAPARECEN, EL ESTADO ES RESPONSABLE.

¡QUEREMOS A NADIA VIVA Y LIBRE, Y A TODAS LAS QUE EL ESTADO ENTREGÓ!

A continuación, se toma parte de un relato que escribió Florencia García, sobreviviente del sistema prostituyente:

“…les propongo imaginar que cuando una tiene que subir al auto de un extraño, sin saber la ruta, que hay en el auto, cuan consciente es, lo que siente, lo que piensa. Y lo que confirma es miedo, pánico o desorientación. Les propongo pensar, como final abierto, si es una fantasía o una realidad volver con vida. Les propongo a la fantasía incorporarle sensaciones. Por ejemplo: asumamos que es placentero cualquier olor, cualquier palabra, cualquier control del cuerpo, sentir que alguien o algo descarga su odio dentro de tu boca, controla tu cuerpo, descarga en tus tetas, en tu culo, en tu espalda, en donde quiere. Te propongo pensar en esa fantasía, que te aprieten la cabeza, la controlen y te obliguen a sentir en la garganta cualquier sabor, a tolerar en la nariz cualquier olor. Y no te lo proponen, te obligan a realizar sus deseos, y con ello, su dominación, donde el único guion es cumplir sus perversos deseos. En esa fantasía, el orto es la pirámide de su control. Ahí se mide su fuerza, su dominio, su carácter, su personalidad. Lo que se descarga en el orto, mi orto, confirmara su fantasía. Entonces, al bajar de ese coche, ese orto se convierte en cuerpo despreciado, usado. Él descargó, lo uso como un pedazo de carne. Lo mastico y lo escupió.”

Por otra parte, en un allanamiento que se hizo en un prostíbulo, se encontró un “diario íntimo” de una joven, llamada Julieta, a continuación, se comparte la foto de una de las hojas del mismo:

Comentarios