20 septiembre, 2019

Revista feminista y popular

Destacada

31 mayo, 2017

Un pequeño paso para la mujer, un gran salto para Bolivia

Por Andrea Bravo Ramos

En la actual norma estaba previsto un aborto para prevenir un riesgo en la vida de la mujer embarazada, si se detectan malformaciones fetales incomprensibles con la vida; el embarazo sea producto de una violación o incesto y la embarazada sea una niña o adolescente.

El nuevo Código del Sistema Penal contempla que la situación socioeconómica de la mujer no le permita continuar un embarazo; cuando ya sea madre de tres o más hijos o tenga a cargo personas adultas mayores o con discapacidad, consanguíneos o no. Además no se condicionan las veces que se realice.

“Es realmente un momento histórico en Bolivia. Porque el Código Penal es de los años 70 (época de la dictadura). Hoy se está abriendo una nueva mirada de la justicia en el país; entendemos que no se va volver a abrir en los siguientes treinta años, entonces es ahora o nunca para que el aborto por decisión propia de la mujer salga del Código Penal”. Comentó la artista chuquisaqueña Alicia Arancibia, activista en la Campaña 28 de Septiembre por la despenalización del aborto, que también es parte de la campaña a nivel Latinoamérica.

A.B.: ¿El aborto es un tabú en la sociedad boliviana?

A.A: Evidentemente es un tabú. Por eso como Campaña también hablamos de la despenalización social del aborto: Que deje de ser algo de lo que no se debe hablar. Creo que en ese sentido el debate se ha abierto a nivel social, se están permitiendo algunos espacios para hablar, aunque obviamente son espacios escasos dirigidos por antiderechos,  pero que nos permiten a nosotras abrir por lo menos discusión, que la gente empiece a reflexionar un poco del tema y no se quede cerrada en la estigmatización. El discurso social es complejo porque lo que hay que entender también es que los sectores antiderechos gobernados principalmente por sectores religiosos, tienen mucho poder: Son dueños de medios,  son dueños de agencias de noticias, de colegios…

A.B: ¿Qué te moviliza a luchar por la causa?

A.A:   En el transcurso de mi vida he visto las circunstancias por las cuales las mujeres en Bolivia no tenemos derechos, en el caso especialmente del aborto – no solo en el campo con la gente muy joven con la que he trabajado- lo importante y real que es para las mujeres decidir sobre sus vidas. Y lo triste es que en pleno siglo XXI existan médicos que no les dejan usar anticonceptivos si es que el marido no da el permiso, y eso es algo muy real, que hace algunas semanas seguimos escuchando en talleres y espacios de discusión.

A.B: ¿Hay diferencias entre el campo y la ciudad sobre la información que circula respecto al aborto? 

A.A.: Si. Hay muchas diferencias, incluso desde la terminología. En muchos Municipios, en comunidades rurales por ejemplo, no se habla de aborto, se habla de regulación de la menstruación: “Estoy retrasada, voy a tomar mi matecito para regular mi menstruación”. Cuando esos matecitos son abortivos…Entonces no hay una información transparente. Además en los grupos antiderechos han empezado a circular cosas que no son. No se está despenalizando el aborto. Hay una ampliación de causales para el aborto impune, y ellos hablan que es la ley del aborto, han tergiversado la información. Si en las ciudades está tergiversada, en el campo es peor.

///

En Bolivia la tercera causa de muerte materna es por abortos realizados en condiciones inseguras. La primera en el departamento de Beni. El  14% de las muertes maternas a nivel nacional son de adolescentes entre los  14 y 19 años. Dos tercios de las muertes maternas son mujeres indígenas.

A.A.: “Hemos creado un nuevo paradigma pero que es muy boliviano, y se aplica muy bolivianamente también. Somos un país altamente político, altamente diverso, pero somos un país que está construyéndose de nuevo desde el 2009 desde una nueva Constitución Política del Estado, una nueva manera de mirarnos a los bolivianos y bolivianas, no sé si para bien o para mal todavía, pero era algo necesario. En el caso del aborto lo que está haciendo Bolivia es aumentar causales, es dar un paso muy muy pequeño para seguir avanzando. No es una despenalización total, pero significa un avance y una forma nueva de pensar la salud para las mujeres y los derechos de las mismas.”

Comentarios