20 septiembre, 2019

Revista feminista y popular

Destacada

7 abril, 2017

7 al 13: CAMPAÑA CONTRA EL ACOSO CALLEJERO

Por Revista Reviradas

[EL ACOSO CALLEJERO ES VIOLENCIA]

El acoso sexual callejero es una de las formas más extendidas y naturalizadas de violencia sexista que padecen las mujeres en la vía pública. A diario vemos que la problemática entorno a la inseguridad que sufren las mujeres en los espacios públicos es alarmante.

Apoyamos el proyecto de Ley que plantea la incorporación del Acoso Callejero como una forma de violencia a la ley 26.485 y la creación de una Línea Nacional de denuncia del acoso sexual en el espacio público. Y le exigimos al Estado la implementación de políticas públicas integrales tendientes a garantizar la libre circulación y la seguridad de las mujeres en la vía pública.

El acoso callejero que sufrimos las mujeres es una forma más de violencia y representa un problema de seguridad ciudadana, el cual se debe abordar de manera urgente. Las mujeres tememos por nuestra integridad, tanto física como sexual, queremos poder transitar de manera libre, segura y despreocupada por el espacio público.

No es un problema personal sino social y político. Es la forma de violencia más naturalizada por nuestra sociedad, que llega a casos extremos como la violación y el femicidio. El acoso callejero es hostigamiento, intimidación, censura, humillación, cosificación, persecución, maltrato, abuso, violencia.

Es también miedo, terror, desamparo y bronca porque sentimos que, al igual que otras prácticas machistas, tenemos un Estado que no genera políticas públicas contra la violencia de géneros y por el contrario es naturalizada por un gobierno que piensa que a las mujeres nos gusta que nos digan “piropos”, y por un sistema patriarcal que nos limita, nos oprime y nos castiga por ser mujer.

EL ACOSO EN NÚMEROS

Las mujeres empiezan a sufrir acoso callejero a los 9 años, según se desprende de una encuesta realizada por el Movimiento MuMaLa. El informe también indica que el 50% de las mujeres encuestadas sufrió comentarios sexuales explícitos. Como así también que el 47% afirma haber sido seguida por un hombre en alguna ocasión, mientras que el 37% de las mujeres estuvo expuesta a que un hombre se desnudara o mostrara su miembro frente a ellas.

Además, el 100% de las mujeres encuestadas manifestó haber sufrido algún tipo de acoso callejero, lo que nos habla de lo extendido de este problema, el que conlleva que las mujeres no podamos transitar de manera libre, segura y despreocupada el espacio público; las mujeres tememos por nuestra integridad, tanto física como sexual.

LA REALIDAD DE LOS PIROPOS

Micaela tiene once años, Brenda es un poco más chica pero ya descubrieron la sensación del miedo cuando un hombre de cuarenta años te persigue por la calle para decirte “te quiero cojer”, “que lindo ese culo” o “estás para romperte”.

Brenda, con solo nueve años, ya vivió momentos que la expusieron a no querer salir a comprar el pan y que hicieron que se vista con ropa muy holgada, no porque a ella le guste, sino porque prefiere no mostrar su cuerpo. Micaela es más rebelde e insulta a todos los que le dicen algo, pero usa los auriculares con música muy fuerte para no escuchar lo que le dicen. Se oculta a su manera.

El acoso que se sufre en las calles o en el colectivo te inhibe, te saca del juicio, te deja la mente en blanco. A veces una reacciona, a veces te quedas en estado de shock, pero para algunxs no importa si solo son unas “lindas palabritas”…

Taxistas, obreros, oficinistas, vecinos… no importa la profesión, siempre son varones que creen que tienen el derecho a decir lo que piensan sobre nosotras. Pero no entienden que somos las mujeres las que no queremos pasar por aquella esquina, o que nos ponemos auriculares para no escuchar, las que salimos de la facultad y nos persiguen, entre tantos otros abusos que sufrimos. Nos hacen creer que nosotras tenemos la culpa. Pero no. No nos vestimos para que nos digan cosas por la calle.

ORGANIZACIÓN PARA TRANSFORMAR

Para generar cambios sociales y culturales las mujeres tenemos que organizarnos para visibilizar lo que nos pasa, sumar a más mujeres y juntas exigirle al Estado que cumpla con nuestros derechos! Te invitamos a ser parte de las actividades en la Semana Contra el Acoso Callejero, escribinos!

 

Comentarios