20 septiembre, 2019

Revista feminista y popular

Calendario Feminista

3 abril, 2017

LAS MALVINAS SON ARGENTINAS

Por Natalín Mersié

2 de Abril de 1982, 35 años

La guerra se desarrolló entre el 2 de abril, día del desembarco argentino en las islas, y el 14 de junio de 1982. Aquellos hombres y mujeres que participaron en la guerra por nuestras Islas fueron, son, serán héroes y heroínas por todas y cada una de las inimaginables y tremendas cosas que vivieron allí por defender nuestro territorio, defender a la Argentina, defender nuestra historia. Aquellxs hombres y mujeres son héroes por la desidia, abandono y olvido sufrido por cada argentinx que les dio vuelta la cara a la vuelta, por el estado argentino que aún no termina de devolverles sus derechos como ciudadanxs y como veteranxs.

En los 73 días que duró la guerra de las Malvinas, fallecieron en el conflicto 649 argentinos, mientras que 1082 resultaron heridos; lo que suman 1703 bajas. Muchos soldados sufren al día de hoy las heridas de Malvinas, stress post-traumático, problemas de adicciones, problemas psiquiátricos, falta de trabajo, algunas enfermedades y discapacidades.

También fueron muchos quienes fallecieron en el continente luego de la guerra. Desde 1982 se han producido más de 500 suicidios de ex combatientes argentinos después que termino la guerra, no hay estadísticas oficiales, la realidad es que han muerto muchos más y no fueron registrados como suicidios, sino como accidentes.

En los últimos años se han conocido historias de mujeres que participaron como enfermeras e instrumentadoras quirúrgicas civiles que estuvieron en las islas. Ellas curaron a los soldados argentinos heridos en las batallas por las islas. No solo vivieron lo traumático de atender heridos de guerra y chicos destruidos por los malos tratos y las desnutrición que les causaron cargos jerárquicos a sus propios hermanos argentinos, ellas también vivieron maltratos, golpes y violaciones por parte de sus jefes antes de viajar. Desde hace muy poco tiempo se están animando a hablar de ese infierno al igual que muchos combatientes.

Se pudo haber evitado la Guerra y la herida abierta de nuestros hermanos caídos, si se podía. Las Malvinas, Georgias y Sandwich del sur son nuestras desde el fundamento geográfico, histórico y político, pero recordemos que la dictadura militar, poco respeto nuestros derechos y nuestras leyes, fue un plan ideado por un presidente de facto, además ebrio, apoyado por medios que le mentían a la gente para que apoye la guerra donando todo lo que tenía pensando que le llegaría a los pibes, un gobierno que nos robo las ilusiones de recuperar las islas, que jamás les llevó a los pibes lo necesario para soportar el hambre y el frío, que trajo a los pibes en la oscuridad de la noche para que nadie nunca más los recuerde.

Por suerte, no todo es desesperanza, somos parte de la memoria colectiva, activa, tenemos el deber de trasmitir la historia como formadores de ciudadanxs y podemos hacer mucho. Recordemos que como dijo León, que todo está guardado en la memoria, sueño de la vida y de la historia, que es solo con ella podremos lograr que nuestros ex combatientes no se sigan muriendo en el olvido, podremos lograr que los que quedaron allá al fin tengan todos sus nombres en sus cruces, podremos comprender que todo lo que pasó fue gracias a un gobierno traidor, genocida y represor que mandó a nuestros pibes a la trampa solo para consolidar su poder y ni así pudieron con la democracia, porque el pueblo la defendió con la vida al igual que a nuestras tierras, aunque se nos llevaron a muchxs, no solo a los soldados, también carga con los nombres y paraderos de lxs 30.000.

Ejercitando la memoria colectiva viva tendremos un nunca más y volveremos a nuestras amadas Malvinas Argentinas.

Comentarios