20 septiembre, 2019

Revista feminista y popular

Destacada, Entrevistas

7 marzo, 2017

REALIDAD TRANS

Por Revista Reviradas

Alessandra Luna es una mujer trans, estudiante de Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Lanús, referente de la lucha por la diversidad y militante en Conurbanos por la Diversidad y  de la Campaña por el Aborto Seguro, Legal y Gratuito. Formó parte del panel de apertura en el encuentro regional Genera Diversidad que se realizó en la UNLa en septiembre del año pasado.

“Tendríamos que hacer una pequeña introducción sobre todo lo que tiene que ver con las identidades diversas y lo que es el sistema binario heterosexista porque existen diferentes entidades que están por fuera de este sistema, como el colectivo de mujeres travesti y las personas queers. Éstas no son identificadas con ninguno de los géneros que nos exige este sistema binario heterosexista, del arquetipo de mujer y hombre tanto en su aspecto físico como en su aspecto social”, opinó Alessandra apenas llegó al comedor universitario para realizar esta entrevista.

Nos cuenta que se habla de género y diversidad cuando tendría que ser al revés ya que entendemos que la naturaleza es diversa, la misma heterosexualidad forma parte de la diversidad solamente que es mayoría, por eso estaríamos hablando de minorías sexuales. Dentro de la diversidad existen determinadas variantes que tiene que ver con la orientación sexual, es decir, con los gustos y atracción que tiene que ver con lo físico y lo emotivo; luego están las identidades que las integran las mujeres cisgénero (https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/soy/1-803-2009-06-10.html), mujeres trans género y travesti.

Reviradas: Vos sos estudiante universitaria y por eso queríamos arrancar preguntándote cuál es el acceso a la educación para los trans y particularmente el acceso a la universidad.

Alessandra: El acceso a la educación no es irrestricto, podemos empezar por esa base, donde se da la inclusión. Empecé a estudiar acá en la UNLA en la carrera de diseño industrial. Soy Diseñadora Indumentaria de la Plata y continué con todo lo que tiene que ver con el diseño. Te puedo contar una experiencia espectacular de parte de mis compañeros, de 120 alumnos diez eran mujeres y yo era la única chica trans, súper onda con todos, me compraban las pilas de fotocopias, me pasaban las tareas, me ayudaban. Las Instituciones son las que tienen las estructuras muy rígidas, de la boca para afuera hablan mucho de inclusión pero no están preparadas con este tema. Debería haber políticas específicas para determinada personas, es algo que cuesta. Lo que cuesta mucho es romper la rigidez de las estructuras de las instituciones donde hablan. Por ejemplo, hablan de la integración y la inclusión pero después no lo ves reflejado en la realidad. ¿Querés saber cuánto de inclusiva es una institución? Fijate cuantas personas trans hay trabajando en su personal. Si una institución hace promoción de los derechos de la diversidad, de los derechos de las personas trans, del día de la semana de la diversidad, de la inclusión, de erradicar lo que es la postergación sistematizada de este colectivo, pero después no das oportunidades… Con la mera enunciación no hacemos nada, debemos demostrarlo con el ejemplo y con políticas reales de inclusión.

R: ¿Cómo te sentís en la UNLA?

A: Soy una persona que participa, soy de integrarme pero a diferencia de otras personas de nuestro colectivo quizás es algo que les cueste. Imaginate que son años y años de postergación de guetos, de exclusión; yo particularmente estoy en una lucha y en una campaña de lo que es la inserción y la re inserción del colectivo trans en el sistema educativo. Cuesta muchísimo porque por un lado el sistema educativo hace una mera enunciación de inclusión pero no toma acciones al respecto. Yo siempre digo: “el colectivo trans es el perro cascoteado”. Desgraciadamente el colectivo trans se ha tenido que crear canales alternativos de su existencia; entonces hoy por hoy que una persona no tiene lo esencial que tiene una persona, que es un trabajo digno para poder solventarse, que tiene que vivir situaciones discriminatorias en lugares de marginales, donde todo le cuesta más caro, hasta poder alquilar una pensión. A una chica trans que se acuesta a la diez de la mañana borracha y drogada porque el sistema te lleva a eso para tener que subsistir, no le podes decir “ah mira que a la 13hs tenes el fines en la UNLa o tenes que cursar tal cosa”. Primero que no se van a querer levantar a esa hora y segundo de que para que van a querer estudiar, si saben que a la noche igualmente tienen que ir a prostituirse para poder subsistir. Hay chicas que han hecho un esfuerzo sobre humano en tener una carrera o una profesión y jamás han conseguido un trabajo, con título y todo tienen que estar prostituyéndose en las zonas rojas. Hasta que no se solucione el tema del empleo, las demás cosas para las personas trans son secundarias, desgraciadamente.

R: Parte del problema del acceso al trabajo tiene que ver también con el acceso a la educación…

A: Si, la educación es primordial. La lucha es tratar de insertar al colectivo trans en la educación porque creemos que la información y la educación es la única arma con la que cuentan los más vulnerados para poder crecer. Nos cuesta un montón tratar que las chicas lleguen al sistema educativo. También sucede que uno de los ítems a cumplir a nivel universitario es que se pueda cambiar la estructura de la universidad, no solo a nivel de políticas de diversidad sino que todo lo que tiene que ver con la parte académica. Se siguen reproduciendo profesionales que no tienen idea de la problemática trans, y estamos hablando de un colectivo con un promedio de vida de 35 años, estamos hablando de un colectivo con un índice de suicidio en la adolescencia y pre adolescencia de un 40% que es un índice altísimo que no existe en ningún otro colectivo. Estamos hablando de crímenes de odio, de un montón de cosas sistematizadas del Estado, de la marginalización, de extrema vulneración; ¿entonces qué esperamos para que la problemática y temática trans esté integrada académicamente? En el caso más emblemático de la infancia trans, en el caso de Lulú (es la primera trans en Argentina que hizo el cambio registral a los 6 años) desde los 4 años desfiló por cinco psicólogas y todas le mandaban a reafirmar su identidad de varón; hasta que la quinta, gracias a Valeria Paván dijo inmediatamente “no, es una nena trans” y desde ahí hubo un cambio favorable en su vida. Hay mucha falta de información académica y lo peor que se puede hacer, es mirar para otro lado, porque eso también es violencia. Creemos que la Universidad también ejerce violencia mirando para otro lado reproduciendo profesionales que no tienen idea de lo que es la problemática trans. En lo que tiene que ver con la transexualidad sigue habiendo un vacío académico, por eso es que siempre decimos la epistemología, la verdadera sapiencia la tenemos en nuestro cuerpos y nuestras voces. Nos nos sirve de nada que venga una licenciada en género, que es un cuatro de copas porque la academia jamás ha capitalizado nuestra problemática, así que lo que hacen son meras suposiciones. Es nuestra lucha que no usurpen nuestras voces.

R: La Ley de ESI plantea debatir en las aulas sobre la diversidad pero actualmente esta política está desfinanciada por el gobierno de Macri. ¿Creés que es importante que se vuelva a implementar?

A: Le ley tiene 10 años, hace 10 años que está y no se cumple. Se ha cumplido en su más mínima expresión y ahora directamente se dejó de cumplir. Nosotros decimos que mas allá del nivel partidario, la bandera del colectivo trans es mucho más grande que un partido político porque los logros que hemos tenido son gracias a los movimientos sociales. Si bien hay gobiernos que nos favorecieron y otros que nunca nos iban a favorecer, las victorias fueron gracias a las luchas sociales de nuestro colectivo. El tema de la Ley de ESI es una lucha, creemos que es una buena plataforma porque si bien estamos mucho más tranquilas las personas del colectivo trans, con respecto a que tenemos dos leyes a nuestro favor con La Ley de Identidad de Genero y ahora la Ley de Cupo Laboral Trans, el problema es que tienen que implementarse. El tema de la prevención es muy importante, hay que trabajar en la infancia trans. Hay que ayudarlas y tenemos que impedir que sigan siendo expulsadas de sus hogares, tenemos que favorecer que puedan tener sus estudios primarios y secundarios para que el día de mañana puedan ser profesionales, puedan insertarse en la sociedad y puedan realizar sus tratamientos hormonales aquellas personas que lo deseen. Es muy importante que se cumpla la ley de ESI, sería la plataforma a través de la cual podríamos ingresar a las distintas instituciones educativas.

R: La discriminación hacia el colectivo trans sigue siendo fuerte, ¿qué consideras que habría que hacer desde el gobierno para terminar con la discriminación?

A: Hay varios proyectos que ya están en el senado y tienen media sanción, como la Ley anti discriminatoria y “El reconocer es reparar” (plantea una pensión para las personas trans mayores de 40 años que son las que sufrieron toda la persecución sistematizada del Estado). Hoy por hoy tenemos la libertad de poder caminar por las calles, cuando hace tiempo atrás hay personas que tenían hasta 300/400 edictos policiales simplemente por ir a comprar el pan “vestido con el genero contrario”, chicas que tenían que ir caminado por las calles pequeños porque no podían ir por una avenida ancha. Se habla muchísimo de lo que fue la época de la dictadura, la época de la represión, donde hubo muchos desaparecidos, pero para nuestro colectivo fue hasta hace poco tiempo, fue hasta hace 4 años y en algunas provincias hasta hace tres meses. La provincia de Formosa, Salta y Jujuy son provincias que no respetan la Ley de Identidad y las chicas siguen siendo maltratadas, perseguidas, encarceladas.

R: ¿El acceso a la salud como se encuentra en este nuevo contexto político?

A: El sistema de salud en este gobierno, que es un gobierno conservador, se está desinstalando. Este gobierno esta haciendo un mero maquillaje con la diversidad, ya que se están desmantelando un montón de políticas publicas, el consultorio inclusivo de Morón, el consultorio inclusivo de Lanús, están corriendo a las chicas trans de las zonas rojas que históricamente han sido su fuente para poder obtener el pan de cada día; por otro lado le están sacando pensiones por HIV, no están entregado los reactivos del HIV; entonces en este momento es muy preocupante, muy alarmante y la violencia que se esta ejerciendo desde el Estado hacia el colectivo trans. El gobierno es muy astuto a diferencia de otros gobiernos anteriores de derecha que por ahí sacaban corriendo a las personas trans. Sabemos bien que como dice el dicho “el represor no tuviera tanto éxito entre los reprimidos, si entre los mimos oprimidos no tuviera cómplices”,  Nuestro gobierno compró distintas Federaciónes por la diversidad entonces a cambio de unos cuantos contratos en el Estado como el INADI, el ministerio de trabajo, de desarrollo, las federaciónes hacen oídos sordos a todos los reclamos que tenemos . Es por eso que nos hemos organizado las demás organizaciones de diversidad para formar un frente provincial y distinguirnos de las federaciónes.

R: ¿Qué objetivos debería plantearse este gobierno en materia de salud pública contemplando la realidad trans?

A: Por un lado el verdadero cumplimiento del artículo 11 de la ley de identidad de género donde habla de la política de salud y las políticas que tienen que ver con la adecuación del cuerpo, los tratamientos hormonales y las intervenciones quirúrgicas. Se da que en muy pocos hospitales hay endocrinólogos que pueden asistir a personas que quieran acceder a estas políticas públicas, acá tenemos solamente el Gutiérrez de La Plata, el Durán y el Ramos Mejia en capital, teniendo las personas de las provincias que migrar a esos lugares para poder hacerlo. Lo mismo con el tema de las operaciones, que son dos doctores, Belinky y Fidalgo, y las listas de espera son de hasta 4 años. También hay un serio problema de estigmatización a nivel institucional en el sistema de salud. Estamos hablando de las necesidades básicas de salud. Mujeres y chicas que no son atendidas, no por que no puedan leer el cuerpo del paciente, sino porque no aceptan tratar trans. Mujeres trans que tienen que viajar kilómetros para ir a otro pueblo para que las atienda un médico y mueren de apendicitis u otras dolencias menores por no ser aceptados. El gobierno debe hacer mucho hincapié en las provincias para darle herramientas a estas compañeras que no tienen el acceso que tenemos acá en capital. El problema terrible de la infancia trans, que está considerado una patología por el cm4; por la falta de estructura y conocimiento, terminando criaturas en psiquiátricos, dopadas, maniatadas con contención mecánica, o terminan en la calle prostituyéndose, con abusos, muertes y suicidio. Así que hay muchísimo, muchísimo por hacer en el tema de salud pública.

R: ¿En qué estado se encuentra la lucha para que se reconozca la figura de trasvesticidio?

A: El Estado es responsable ya que, entre otras cosas, avalan la religión en su constitución nacional, y son símbolos que se instala en la sociedad, la estigmatización en su máxima expresión son los crímenes de odio, como ha sucedido en Orlando. El estado ha criminalizado el tema vestirse del género contrario, esto ha afectado culturalmente a la sociedad y está compuesto por el nacionalismo (símbolos, estigmas, tradiciones, que instala el Estado en la sociedad). Estamos hablando de edictos, estigmatización y persecución sistematizada por parte del Estado, esto se refleja en la exclusión del colectivo trans en la primera institución del Estado que es la familia; esto sucede mucho en el interior donde empiezan a rodar en el mundo, la segunda institución donde quedan excluidos es en la Educación.

R: Con el cambio de gobierno,¿crees que se va a dar marcha atrás con las leyes que le dan derechos al colectivo trans?

A: creemos que sí pero le vamos a dar lucha ya que a los gobiernos conservadores neoliberales, no les interesa si somos hombres, mujeres, perros o gatos… están detrás del dinero, de las partidas presupuestarias que están detrás de las leyes. En este caso la ley de identidad de género, en su artículo 11, dice que el estado debe sustentar todas las adecuaciones del cuerpo de la persona transgénero desde sus tratamientos hormonales hasta sus intervenciones quirúrgicas. Sabemos muy bien que el gobierno viene desmantelando todas las políticas públicas para quedarse con su dinero.  Tambien sabemos  que la cúspide de la institución eclesiástica es la mano derecha del estado y del capitalismo a nivel mundial…hace como 4 o 5 meses atrás el Monseñor Aguer de La Plata, que es un académico muy preparado, hizo declaraciones sugiriéndole públicamente al presidente Macri, que derogara la ley de identidad de género. Y bueno, hizo una argumentación académica, pero con chispas como para convencer a “doña Rosa” o a aquella persona de la opinión pública que no tenga su opinión bien formada. De esta manera el gobierno manda a su mano derecha, la iglesia, a instalar el tema en la cancha, instala la polémica, evitando así declararse el gobierno como transfóbico públicamente. Obviamente que las declaraciones del monseñor Aguer son intentos de poder sacar la ley de identidad de género que estaría perjudicando los derechos ganados de las personas trans, en realidad porque le interesa la parte económica, a contraposición de lo que tiene que ver con los tratados internacionales de los derechos humanos.

R: Vos llevas adelante la campaña por el cupo laboral trans, ¿querés contarnos de que se trata y cómo surge esa necesidad?

A: El colectivo trans fue excluido de las distintas instituciones familiares, educativas y de salud. Y para tener una vida digna es necesario corregir el tema laboral. La estigmatización hace que el colectivo trans históricamente fuera excluido y tenga que buscar canales alternativos como es la prostitución. La mayoría del colectivo somxs abolicionistas porque creemos que no es un trabajo, creemos que es una situación de sometimiento, en la cual este sistema de prostitución ha llevado a reducir a 35 años la esperanza de vida de nuestro colectivo. Creemos urgente la necesidad de ejecutar esta ley, que es una discriminación positiva, que obligue a las dependencias estatales a incluir  no menos del 1% de personas trans en su plantel de empleados. Esta ley fue sancionada y articulada en diciembre del anteaño y todavía no fue reglamentada. La ley no debe estar solo enunciada, el estado debe hacerse responsable del cumplimiento efectivo. El gobierno actual lo que hizo fue hacer una reglamentación totalmente inconexa con el espíritu de la ley porque pedía que los candidatos a cubrir estos puestos debieran tener el secundario completo, donde decía que no debían tener antecedentes policiales ni edictos; lo cual nos parecía una cargada porque el espíritu de esta ley era para contemplar a nuestro colectivo con sus características y la reglamentación era totalmente inconexa, ya que la mayoría fue excluido del sistema educativo, criminalizado por el mismo estado. Después de varias discusiones con la secretaria de derechos humanos nos han tomado en cuenta, hemos coincidido en ver estos puntos y modificarlos. Hay un órgano de implementación que es mixto, integrado por la secretaria de trabajo y la de derechos humanos, pero como colectivo queremos ser parte del control, ya que hecha la ley, hecha la trampa. Como con la ley, que habla de autopercepción y tenemos miedo de que sea usada para otros fines: estamos hablando de 6000 cupos laborales en la provincia de Buenos Aires, que es un muy bien incentivo para cualquier institución. Últimamente se han acercado muchas instituciones para tratar de manejar lo que tiene que ver con el cupo laboral, para que no sea destinado para otras personas. Hubo casos de hombres cisgénero que se han declarado trans para obtener determinados beneficios públicos, abuelos que lo hicieron para jubilarse antes de los 60, hasta antes que se modificase la reglamentación con la jubilación. Muchos hombres se declararon trans para participar del programa “Ellas Hacen”, dentro de las cárceles hubieron un montón de hombres que se declararon trans para pasarse al pabellón trans y ahí viva la pepa. Hasta el hombre cisgénero machista, cuando la necesidad aprieta, no tiene problema en declararse trans. Ese es nuestro miedo, que después de tanta lucha, lo que hemos conseguido sea usurpado por otras personas. No nos han permitido ser parte de ese órgano, pero sí nos permitieron formar un órgano consultivo, para poder cotejar que los destinatarios de esos cupos sean trans y no algún beneficiario de otras instituciones que utilicen estos puestos para sus propios fines y se apropien de estos cupos para hacer sus políticas.

R: Viste que se está hablando mucho del tema de los inmigrantes, tanto socialmente como en la agenda pública. ¿Tenes información sobre los inmigrantes trans que llegan a nuestro país y porque llegan?

A: Hay países hermanos que están muy atrasados con el tema de inclusión. Acá estamos hablando de exclusión, pero hay países donde las personas trans son apedreadas. En algunos no se diferencia la homosexualidad y el transgenero, por lo tanto va a la misma bolsa. Hay países de Latinoamérica que hay pena de muerte o de años por ser homosexual por lo tanto se condenan homosexuales y trans, porque no se ha avanzado en distinguir que es qué. Muchas mujeres trans vienen a la Argentina porque si bien tenemos que mejorar en muchas cosas, acá estamos muy avanzados en el tema derechos humanos y género, estamos a diferencias de años luz con otros países, imagínate que vienen acá y es el paraíso…

R: ¿De qué manera crees que ayuda al colectivo trans la organización y participación política en la lucha por sus derechos?

A: Creemos que la organización es la única manera para avanzar en el tema de políticas públicas. Juntarnos, organizarnos, empoderarnos, poder fortalecer a las demás compañeras y entre todas poder seguir avanzando en la lucha por nuestros derechos. Entremezclarnos en los distintos ámbitos y tener llegada en las distintas esferas políticas también es muy importante.

Comentarios